Por Ghalia Naim
7 septiembre, 2017

Y sólo necesitarás 7 minutos.

El ramén es uno de los platillos japoneses más populares en Occidente y cada día reúne más seguidores. Su exótico sabor compuesto por fideos y sopa condimentada se convirtió en un producto instantáneo muy rentable y en la actualidad, miles de personas almuerzan con una mezcla lista en solo 5 minutos, sin embargo, existen maneras de potenciar aún más ese “rápido sabor”.

Si eres fan de ramén instantáneo, prueba este genial truco para transformarlo en un verdadero plato de restaurante.

3 pasos y una delicia:

1. Hervir el agua

Agrega 2 1/2 de tazas de agua en una cacerola grande a fuego alto y espera hasta que hierva. Cuando eso ocurra, añade la base de la sopa y el mix de vegetales. Entonces, revuelve todo por un minuto.

iStock

2. Agregas los fideos sutilmente

No los vayas a partir por la mitad, simplemente deslízalos poco a poco sobre la sopa hirviendo. Con movimientos delicados, muévelos con una cuchara de palo pero no los revuelvas y presiónalos para que se vayan soltando. Notarás que tras dos o tres minutos se suavizarán.

iStock

3. Ventílalos

Aquí viene el gran secreto. EL tiempo de cocción es de 5 minutos aproximadamente, pero justo cuando los fideos se ablanden debes sacarlos de la olla para ventilarlos. De ese modo, la sopa seguirá cocinándose sin que estos se ablanden.

¿El resultado?

Una sopa perfecta y unos fideos con suficiente cuerpo y textura.

iStock

4. Un huevo

Regresa los fideos a la sopa y añade un huevo crudo (no vayas a revolver). Tapa la olla y deja que se cocine por 30 o 40 segundos. Apaga el fuego y deja reposar por un minuto.

iStock

¡Listo! Una perfecta sopa instantánea hecha literalmente en casa.

iStock

¡Buen provecho!