Por Pamela Silva
26 julio, 2019

Confirma mi teoría de que el tequila es definitivamente el mejor trago del mundo, no por nada es mi favorito

El tequila es un tipo de alcohol popular a nivel mundial, que todos disfrutamos en fiestas, eventos y honestamente, cualquier momento en que podamos justificar es bienvenido uno -o unos- shots de tequila. Y es que en serio, uno puede tenerle respeto al tequila porque después de unos cuantos tragos causa estragos en nuestro cuerpo, pero no por eso no nos gusta.

Sucede que el tequila no solo es el mejor trago que existe en el planeta -teoría comprobada 100% por mi durante mis días de locura juvenil-, sino que también su industria ayudó a que el murciélago maguyero saliera de la lista de animales en peligro de extinción.

Según datos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, en 1988 habían menos de mil ejemplares de murciélagos maguyeros. 30 años después, hay 200.000

Science Photo Library

A fines de los ’80, la población de murciélagos maguyeros comenzó a decaer por la expansión de zonas residencias en las áreas donde habitaban: desde el sur de México hasta el sur de Arizona y Nuevo México en Estados Unidos.

La expansión residencial atacó las zonas donde crecía el agave, la planta que se usa para destilar el tequila y que es el alimento principal de estos murciélagos. 

Y no solo eso, porque hay unas 180 variedades de agave en México, pero el agave azul es la más preciada en la producción del tequila. Así que las empresas que producían el alcohol comenzaron a plantar solo esta especie en particular reduciendo la diversidad genética. Y eso hacia que las plantas fueran más vulnerables a enfermedades, lo que impedía que los murciélagos se alimentaran de ellas.

Getty

Como si eso no fuera poco, los productores de tequila solían cortar las plantas que tenían alto contenido de azúcar antes de que florecieran y produjeran semillas. Por ende, las cortaban antes de que generaran néctar reduciendo aun más el alimento de los murciélagos.

Esto provocó que la población de estos animales comenzara a disminuir en cantidades gigantescas y entraran a la lista de animales en peligro de extinción. Por culpa del tequila.

Los productores podrían haber dejado las cosas así, permitir que los murciélagos maguyeros desaparecieran sin importarles ni un poco mientras pudieran seguir explotando el agave. Sin embargo, no fue lo que hicieron.

Science Photo Library

Tras arduas campañas de diferentes fundaciones y ONG, se logró convencer a los productores de tequila de que estaban causando un dar terrible. Así que se implementaron importantes cambios en el proceso de creación del popular brebaje alcohólico.

Los productores dejaron de cortar cierta cantidad de plantas antes de que florecieran, permitiéndole a los murciélagos alimentarse de ellas y que ayudaran en el proceso de polinización de la planta, cumpliendo su rol natural en el medio ambiente.

También aumentaron las zonas donde se encuentra la flor, sin intervenir, pasando de 14 áreas donde habitaban los murciélagos en los ’90 a 75 hoy en día.

Science Photo Library 

Una muestra para todas las empresas que declaran no poder ayudar al medio ambiente porque destruye sus industrias. Si el tequila lo hizo, todos pueden hacerlo.