Por Antonio Rosselot
8 octubre, 2020

Pío Agundo Morales (“El Primo”) vende hamburguesas en Cabimas (Zulia, Venezuela) hace cuatro décadas, y la pandemia lo dejó prácticamente inactivo. Afortunadamente, sólo bastó un tuit con su caso para que saliera a flote toda la generosidad y camaradería de la gente de la zona.

La historia que les contaremos a continuación demuestra que la real personalidad de la gente aparece cuando estamos en situaciones desafiantes, tal como esta pandemia. Y afortunadamente, en gran parte de los casos este sentido de supervivencia involucra ayudar a los demás a sobrevivir también.

Litxay González Gamboa —a quien pueden encontrar en Twitter como @LitxayG— compartió una esperanzadora historia en la red social del pajarito, en la que contó al mundo sobre “El Primo”, un anciano oriundo de Zulia (Venezuela) que hace 40 años tiene un puesto de hamburguesas en la ciudad de Cabimas.

TW: @LitxayG

Como a muchísimos trabajadores independientes a lo largo del mundo, el negocio de El Primo se vio tremendamente disminuido debido a la pandemia y sus ventas han estado muy escasas. Por lo mismo, Litxay pidió a sus seguidores que colaboraran con dinero o difundieran el caso del anciano para poder arreglar su carrito y reimpulsar su negocio, dejando el número de teléfono del hombre para que puedan ubicarlo.

Una vez que el tuit estuvo publicado y difundido, la ayuda no tardó en llegar para El Primo. La hermana de Litxay le dio el primer empujoncito al diseñarle un nuevo cartel para el carrito, con lo que él quedó muy agradecido; Litxay cuenta que poco después el hombre llegó a visitarla a ella y a su familia a casa, para comentarles muy contento que había logrado vender toda su cuota de hamburguesas ese día.

TW: @LitxayG

A su vez, El Primo supo que su caso ya estaba en las pantallas de muchísima gente, que lo apoyaba con lindas palabras de ánimo y muchos reconocimientos a su labor. Comentó que una noche recibió muchísimos mensajes de texto y no entendía por qué; luego sabría que eran sus seguidores, que no lo iban a dejar solo.

Un par de días después, Litxay hizo una actualización del caso de El Primo, señalando que su situación estaba mejorando día a día. Gracias a que su tuit se volvió muy popular, el anciano recibió mucha ayuda de parte de los cibernautas.

https://www.instagram.com/p/CGBWab3AQh0/

Los usuarios @ManuelConecta y @SubeleGordo ayudaron al anciano llevándole sillas y mesas para poner a un costado de su carrito, además de entregarle otros dos carteles nuevos y muy vistosos para que nadie lo pierda de vista cuando recorran la zona por donde trabaja.

Por otra parte, la gente de @ManosALaObraPorVenezuela visitó al anciano, de nombre Pío Agundo Morales, en su domicilio y aprovechó de mostrar a sus seguidores las condiciones en las que vive “El Primo”, para así concientizar aún más a la gente, que de seguro seguirá ayudándolo a mantenerse a flote.

https://www.instagram.com/p/CGBQpbJjxhE/

Estos son los resultados de una bella acción colectiva entre zulianos, y todo surgió con un acto tan simple como publicar una foto. Eso demuestra que no hay que hacer grandes esfuerzos ni mover grúas para poder ayudar y ser empático/a en esta vida.