Por ejemplo, siempre botamos las hojas de beterraga. Ahora no hay por qué hacerlo ya que todo tiene una segunda oportunidad.

Actualmente cada vez somos más conscientes de la cantidad de basura que botamos, reduciendo el consumo de plástico desmedido y clasificando la basura para contribuir al planeta. Por eso desechar comida también aporta al exceso de desperdicios y de repente botamos cosas que si podrían tener un segundo o tercer uso.

Así lo propone esta nueva tendencia llamada ‘Trash-Cooking’, que en español significa básicamente cocinar con basura, pero en realidad son cosas que son que sí pueden ser comestibles pero que no se nos ocurre cómo podrían ser sus preparaciones.

Instagram @beacordovad

En cuanto al desperdicio de basura en el mundo, a la hora de acotar dónde se desperdicia más comida, los hogares representan el 42% del total, la fase de fabricación un 39%, restauración un 14% y el 5% se queda en la distribución, según los datos de la Comisión Europea.

Por eso el llamado es a seguir esta tendencia culinaria que es básicamente en sacarle el mayor provecho a todos los alimentos preparando nuevos platos y recetas con los desperdicios y sobras de otros alimentos.

Kienyke

¿Sus beneficios? Además de ahorrar dinero porque podremos cocinar más cosas con menos productos, de todas maneras le estamos haciendo un favor a la tierra y a los grandes niveles de contaminación que hemos llegado.

Por otro lado hay muchos desperdicios, o más bien las cáscaras de muchas verduras, que tienen más nutrientes que los alimentos se usan para cocinar. Esta tendencia podría ser tu punto fuerte si sufres de anemia por ejemplo.

Ahora la pregunta es: ¿cómo sumarnos al trash-cooking? la respuesta es fácil y es que necesitamos mucha imaginación, ser original y hacer combinaciones a nuestra elección. Pero si no se te ocurre o te parece algo complicado, te dejamos ideas y verás que no se necesita ser un chef profesional:

Aunque parezca algo complicado, no es necesario convertirse en un chef profesional para aprovechar alimentos que habitualmente se van a la basura:

Tortilla de hojas de betarragas (Receta de Bea Córdova)

Instagram @beacordovad

Ingredientes

– Un puñado de hojas de betarraga

– Dos huevos

– Sal y pimienta a gusto

Preparación

Picar las hojas pequeñas. En un plato batir dos huevos y agregar sal y pimienta e incorporar las hojas.

Calentar un sartén con un poco de aceite de oliva. Fuego medio unos minutos hasta que se note que se comienza a hacer una costra en la parte de abajo, dar vuelta con la ayuda un plato y cocinar unos minutos más.


Pesto de hojas de betarragas (Receta de Bea Córdova)

Ingredientes

– Un puñado de hojas de betarraga

– 4 dientes de ajo

– 4 cucharadas de aceite de oliva

– 125 grs. de nueces

– Sal de mar

Preparación

Blanquear hojas de betarragas (poner en agua hirviendo durante un minuto y luego al agua fría), triturar hojas en una procesadora de alimentos moler junto con los dientes de ajo, aceite de oliva, nueces y sal de mar a gusto y servir con galletas o pasta.


Pero si quieres algo aún más simple, te dejamos otras ideas con cosas que siempre botamos:

Pan duro: No importa qué tan duro pueda estar, siempre se le puede dar un nuevo uso. Por ejemplo, puedes rallarlo para utilizarlo en escalopas o preparar ricos postres como el budín o colegial y los imperdibles crutones para tus sopas y cremas.

Cáscaras de papas: Al pelar la papa, lo primero que se va directo al basurero son sus cáscaras. Ahora podrías conservarlas, ponerles sal, aceite de oliva y al horno. Tendrás unos deliciosos chips que puedes acompañar con una rica salsa.

Cáscara de naranja y/o limón: No las botes, puedes rallarlas y guardarlas en el congelador, luego te pueden servir para hacer una deliciosas galletas o un queque. O quizás para aromatizar un pollo o pescado.

¡Delicioso!