Por Pamela Silva
11 marzo, 2019

Las redes sociales no siempre son malas: Horas después del tweet, ya no quedaba ni una sola dona porque no iban a permitir que sus sueños fueran destruidos el primer día 💪

Billy es un chico de Houston, Texas como cualquier otro: comparte parte de su vida en redes sociales porque eso es lo que la gente joven hace. Y como tal sabe que las redes sociales pueden ser un lugar muy terrible cuando quieren serlo: no tienen problemas con atacar, insultar y menospreciar a otros.

Pero hay también hay ocasiones en las que las redes sociales prueban que pueden llegar a convertirse en uno de los mejores inventos de la humanidad.

Billy compartió en Twitter una serie de imágenes de su padre en el día de inauguración de su nueva tienda de donas, a la cual lamentablemente nadie había ido.

https://twitter.com/hibillyby/status/1104473014291185665

“Mi papá está triste porque nadie viene a su nueva tienda de donas”.

Ese podría haber sido un tweet como cualquier otro, pero terminó convirtiéndose en algo viral con casi 250 mil retweets y 530 me gusta. Por supuesto, estaba vez las redes sociales demostraron que pueden ser algo bueno.

Billy aprovechó la popularidad de su tweet para compartir la dirección de la tienda de su padre y ver si quizá alguien se motivara a ir a comprar una que otra dona.

Y resultó mucho mejor de lo que esperaba, porque la tienda pasó de estar así, completamente vacía:

Twitter @hibillyby
Twitter @hibillyby

A que se agotara hasta la última dona de la tienda:

Twitter @vincy_vt

“¡Solo quería actualizarlos a todos! Vendimos todas las donas y kolaches. Son maravillosos. No puedo agradecerles lo suficiente por venir y apoyar un negocio loca. Esto significa mucho para mi familia”.

Y es que no me sorprende para nada que después de que unas cuantas personas asistieron otras siguieran viniendo, porque honestamente las donas de Billy’s Donuts lucen maravillosas.

Twitter @hibillyby

Aún no desayuno como corresponde e imaginarán que ver estas fotos deliciosas hacen que mi hambre se desate, estoy a medio segundo de comprar un pasaje de avión e ir yo misma a comprar unas cuantas.

Porque no solo quedaría con el estómago contento, sino que también con el corazón por ver el rostro de felicidad del papá de Billy al ver su emprendimiento surgir.

“Lleva a todos tus amigos. Mire lo triste que luce su papá. Miren ese interior.

-No lo necesito porque la comunidad vino”.

https://twitter.com/femaleeha/status/1104802925514276864

“Chico ¡estaba realmente lleno cuando fui también! Su mamá estaba hablando sobre que ella usualmente sabe cuánto harán en un día pero hoy no esperó tantas visitas. Y los kolaches son MUY buenos”.

“El poder de un tweet funciona. Billy’s Donuts tiene una larga fila esta mañana”.

Algunas veces las redes sociales son detestables, pero en otras ocasiones son magia pura.