Por Lucas Rodríguez
4 noviembre, 2019

El payaso Ronald no estuvo nada contento con encontrarse en el extremo del clásico dulce o truco. Asegura que se va a vengar.

En el mundo de hoy, ya hay cadenas de negocios que se han instalado de manera tan permanente en nuestro mundo, que ya han dado el salto más importante de todos: el de la realidad al mundo del entretenimiento y el pop. Marcas como Starbucks ya han caído como parte de las bromas y burlas de todo tipo de creativos, pero pocas han sido más burladas y por más tiempo que McDonalds. Desde creadores de dibujos animados a comediantes, McDonalds ya ha recibido todos los tipos de bromas que una compañía puede recibir. Pero aun así se pararon y siguieron adelante. 

Quizás lo que les faltaba era que uno de sus rivales decidiera jugarles la última de las bromas: disfrazar su local de uno de los de ellos. Eso fue lo que hizo Burger King, llevándose los aplausos de las redes sociales tanto por su sentido del humor como por su arrojo.

Burger King

El plan de los empleados de este Burger King en Rego Park, Nueva York, fue muy simple. Dado que Halloween se les venía encima, optaron por el disfraz más simple y clásico de todos: la manta fantasma. Pero alguien tuvo la muy buena idea de darle un toque un poco más original.

Para eso fue que tomaron algunas lápices y pinceles con pintura. De esa manera se pasó de un disfraz de fantasma típico, a uno del McDonalds. Si ya queremos ir al detalle, fíjense que tiene ojos y cejas, pero son ambos del color del McDonalds.

Burger King

El letrero dice lo siguiente:

Boooooo… broma, aun servimos exquisitas hamburguesas a la parrilla. ¡Feliz Halloween!

–Burger King.

Como si fuera poco, la gente de Burger King también disfrazó sus famosos whooper. La parte de afuera de la caja de la hamburguesa decía McDonald’s, aunque con una letra muy poco convincente. Adentro, una letras más oficial decía Boooooo, junto con un Feliz Halloween

Burger King

Debemos dejar en claro que no tenemos ningún tipo de representación ni de vocería sobre lo que dice o hace McDonalds. Dicho eso, tenemos la seguridad (nuevamente, no sustentada en absolutamente nada) de que en este preciso momento, el payaso Ronald está sentado en su casa, frente al fuego (es verano, pero él decidió que era necesario prender la chimenea de todas maneras), con un gato sobre sus piernas, planeando cómo vengarse de sus archirrivales.

McDonalds

No podemos esperar a ver qué plan emerge de esa cabeza roja y llena de pelos crespos.