Por Javiera Oliden
13 noviembre, 2017

Y se transformó en el héroe de tu cuenta de Instagram.

Mientras más se pone de moda sacarse selfies o sacarle fotos a la comida, más personas desarrollan fuertes y arraigadas opiniones respecto a estas acciones, que  rápidamente se han vuelto parte del panorama social y cultural moderno. Y por supuesto, los chefs tienen opiniones al respecto, porque la gente se las pasa sacando fotos de sus obras culinarias.

Como cuentan en Delish, este es el caso del chef Michel Roux, cuyo restaurante en Inglaterra ha ganado tres estrellas Michelin. Para él, que las personas se pasen sacando fotos significa que realmente no están disfrutando su comida. Es por eso que decidió prohibir que hicieran esto dentro del lugar. Como él mismo dijo:

“Realmente me está molestando mucho cuando la gente toma fotos. Pusimos una tarjeta en la puerta – no tome fotos, por favor. Tal vez una vez durante la comida quieres tomarle una foto a algo inusual. ¿Pero qué pasa con los sabores? Una foto en un teléfono no tiene posibilidad de capturar el sabor”.

Por un lado tiene razón, en nuestra cultura altamente visual a veces se nos olvida experimentar el mundo con los demás sentidos, pero también tiene algo de querer resistirse a un cambio al que no se está acostumbrado. Aunque hubo un famoso chef que no estuvo para nada de acuerdo.

Y que no pudo quedarse callado. Así respondió el chef Gordon Ramsay, a través de Twitter:

¡Qué horriblemente pomposo! Es un halago al chef que tus clientes quieran sacarles fotos a los platos por los que han pagado. Estamos en el 2017.”

“Es publicidad gratis de la que deberían estar agradecidos, puedes imaginarte que te pidan no sacarle una foto a Ed Sheeran cantando”.

“Si veo una foto genial, querré ir y comer en ese lugar inmediatamente, ¡es solo un viejo pedo al que se le olvido avanzar!”

“¡Y también es un recordatorio para nosotros chefs de cuando nos equivocamos!”

“Los clientes votan con sus pies, las fotos crean muchos seguidores y animan posibles ventas.”

Claramente el debate va seguir por un tiempo. ¿Tú de qué lado estás?