Por Antonio Rosselot
19 junio, 2020

Este local de la cadena IGA, ubicado en Montreal, comenzó con el cultivo propio de vegetales hace unos tres años y ha tenido éxito entre los clientes. Además, el techo «verde» les ayuda a mantener bajas sus cuentas de electricidad.

Es muy raro que encontremos vegetales frescos en los supermercados. Si bien allí se puede adquirir una gran variedad de este tipo de alimento, generalmente es comida alterada genéticamente o con preservantes para que dure más de lo que debería durar.

Por lo mismo, nuevamente ha surgido la importancia del autocultivo y el consumo de vegetales orgánicos, muchos más sanos y con un mejor sabor. Y si bien hasta hace unos años eran pocos los lugares donde se podían conseguir —y no precisamente baratos—, a lo largo de los últimos años varios supermercados se han sumado a la tendencia de los vegetales frescos.

Los llevamos a Montreal (Canadá) donde, en 2017, una tienda de la cadena de supermercados IGA se convirtió en la primera del país en vender vegetales cultivados por ellos mismos. ¿Dónde tenían las plantaciones? En el techo de la tienda.

Montreal Gazette

En más de 2.300 metros cuadrados de techo-granja, los encargados plantaron alrededor de 30 especies de productos orgánicos, tales como tomates de reliquia, lechugas, ajos, berenjenas, rábanos, kale y albahaca, entre otros.

Resulta que la iniciativa originalmente tuvo un pie forzado. El barrio de St. Laurent —donde se ubica el supermercado— le exigió al dueño Richard Duchemin construir un techo «verde», situación que él vio más como una oportunidad que una limitación.

Montreal Gazette

«La gente está muy interesada en comprar cosas locales, y no hay nada más local que esto (…) ¿Por qué los supermercados no plantan vegetales en su techo? Algunos restaurantes tienen pequeñas cajas donde cultivan hierbas. Nosotros lo llevamos más lejos porque sabemos que podemos vender lo que se produce aquí».

Richard Duchemin, dueño de la sucursal, a Montreal Gazette

La tienda tiene certificación LEED Gold, una de las más destacadas para los edificios verdes. El techo del supermercado, además de funcionar como tierra fértil, provee una capa de aislamiento al edificio y mantiene su temperatura interior a raya, además de reducir el consumo de energía total.

Montreal Gazette

Vistos todos estos beneficios, cuesta entender que no hayan más iniciativas que premien este tipo de construcciones. Si tenemos la posibilidad de estar más en contacto con nuestro planeta, no debemos desaprovecharla.