Por Lucas Rodríguez
9 septiembre, 2019

‘Pick & Cheese’ en Londres es el primero de su clase. El placer simplificado para nuestro goce.

Sin lugar a dudas, una de las mayores ventajas del mundo en el que vivimos, es como todos los servicios se han ido optimizando. La economía actual y la forma de vivir lleva toda hacia no tener que movernos en lo absoluto para conseguir lo que necesitamos. Sea una película, la serie de moda, comida o incluso muebles o las compras del supermercado, hoy todo lo podemos ordenar y tener en nuestras puertas sin siquiera tener que levantarnos de nuestros asientos. 

Incluso cuando ya realizamos el esfuerzo supremo de levantarnos, ponernos ropa y dejar nuestros hogares, ya hay gente que se dio cuenta que los restaurantes y bares que visitamos nos parecen más agradables si es que los sentimos que una extensión de nuestros livings.

@thecheesebaridn

Esa es la idea que los creadores del «bar de quesos» (sí, eso es ahora un término aceptable) ‘Pick & Cheese’ querían poner en práctica cuando soñaron un local donde los quesos fueron los que llegaran donde nosotros, envés de nosotros al refrigerador o la estantería. Usando un sistema de cinta transportadora como los que a veces se ven en los buffet de sushi, los creadores buscaron poner al alcance de la mano de sus clientes una variedad enorme de quesos y tortas y productos creados con este maravilloso invento de la humanidad.

@thecheesebaridn

De acuerdo a la hambrienta información que entregaron inews, este nuevo «bar de quesos» (sigo sin acostumbrarme a que eso sea un término) ofrece 25 tipos de queso distintos. Algunos vienen enteros, en el estado en que uno lo podría encontrar en una quesería, pero otros también los podemos encontrar convertidos en cheesecakes o dándole sabor y la dosis de sabor memorable a muffins y otras delicias a las que no podemos esperar para hincarles el diente. 

@thecheesebaridn

El sistema de la cinta transportadora requiere de nosotros que nos sentemos en un banco, donde los distintos quesos desfilarán frente a nuestras narices y deseosos dedos. Esto tiene el beneficio también de obligarnos a socializar con el resto de los visitantes. Como no nos podemos refugiar en nuestra mesa, donde podremos hablar con calma con nuestros familiares y amigos, estamos expuestos a conocer gente nueva.

Si de algo podemos estar seguros, es que tú y tu vecino de puestos tendrán al menos un tema en común: la pasión por el queso.

@thecheesebaridn

Quién sabe. Quizás si vas a conocer este lugar, el queso te termina uniendo con tu media naranja.