Por Lucas Rodríguez
18 febrero, 2020

Hay pocos momentos peores que cuando vemos que el frasco de mantequilla de maní se ha acabado. Eso ya no ocurrirá nunca más.

Podríamos decir, sin mucho miedo a equivocarnos, que la mayor capacidad particular que tenemos las personas, es nuestro don para los inventos. Qué sería de nosotros si miles de años atrás, uno de los primeros hombres no hubiera visto como un guijarro rodaba colina abajo y pensado si acaso eso no podría servir para ayudarlo a transportar sus pertenencias. O más importante aun, si otro de ellos no hubiera notado que esas pequeñas pepitas que venían dentro de los frutos que comía podían ser introducidos de regreso en la tierra, para así conseguir que saliera más alimento. 

De esos descubrimientos yace mucho tiempo, pero no por ello debemos desmerecerlos. Nuestra creatividad es lo que nos ha permitido llegar al punto donde nos encontramos hoy en día, una época en la que todo es instantáneo, no nos falta nada y para cada necesidad hay una máquina especializada capaz de suplir esa y todas sus necesidades derivadas. Es un presente impresionante, pero que solo pudo llegar a nosotros luego de que alguien lo soñara antes, para luego aplicar su tiempo en convertir ese sueño en una realidad.

Unsplash

Esta capacidad para convertir ideas y anhelos en la capacidad para llevar a cabo lo que sea nunca dejará de fascinarnos. Incluso si es aplicada a cosas que son básicamente lujos, o gustos que nos damos porque nos gusta hacerlo. Dentro de los primeros niveles de esto tiene que estar la mantequilla de maní. Los manís ya por sí mismos son algo muy increíble: pareciera que con lo que sea que los comamos irán bien. Pero molidos… la cosa ya se dispara más allá de la estratosfera. 

Unsplash

Es por eso mismo que la mantequilla de maní no viene en potes demasiado grandes. Pero quién necesita potes, cuando tiene una máquina capaz de producir esto sin ningún problema. Esa es la promesa de esta nueva máquina disponible en Amazon. Tú simplemente carga los ingredientes dentro de ella, tira la palanca y tendrás mantequilla disponible para cuando la necesites.

Amazon

Lo único que la aleja de tu cocina son 50 libras esterlinas, un par de clicks y el tiempo de espera. Luego de eso, podrás armar cuantos emparedados de mantequilla de maní con mermelada de fresa quieras. Es una promesa demasiado buena para ser cierta, pero lo es.