Por Lucas Rodríguez
11 noviembre, 2019

Las muestras de afecto no quedaron ahí: una aerolínea les regaló la luna de miel, un salón las uñas de la novia e incluso, otra los anillos de compromiso.

De vez en cuando, alguna historia de la vida real resulta tan increíble, que todos las personas alrededor de ella no pueden más que reaccionar. Cuando esto ocurre, es solo cosa de tiempo antes de que las marcas más grandes también se sumen a las celebraciones. Después de todo, hoy en día la moneda de cambio más valiosa de todas es una buena imagen y reputación, por lo que una oportunidad para demostrar que no son una corporación fría y sin corazón, sino que personas de carne y hueso, con deseos y emociones diversas, que solo están tratando de sacar adelante un negocio. 

Eso fue exactamente lo que demostró el Kentucky Fried Chicken cuando se enteró de que una de las historias más comentadas de las redes sociales, había ocurrido nada menos que dentro de uno de sus locales. Se trató nada menos que de una petición de matrimonio, ocurrida en una de las mismas mesas en las que día a día los adolescentes se sienta a comer pollo frito o un oficinista se llevó una porción de nuggets a la boca.

@Kmalobola

La historia de Bhut’ Hector y Nonhlanhla ocurrió en una KFC localizado en Sudáfrica. Apenas las imágenes de la propuesta comenzaron a aparecer por redes sociales, la cadena de los pollos rogó que los ayudarán a identificar a la afortunada pareja, prometiendo que si lo lograrán, se encargarían de premiarlos y ayudarlos a dar con un matrimonio inolvidable. 

Al poco tiempo alguien les envió un video en el que se ve a la pareja, junto con la identidad de ambos. La respuesta del KFC no se hizo esperar: se ofrecían a pagar por la boda de Bhut’ Hector y Nonhlanhla, la que se celebraría en la calle frente al local donde la pareja decidió dar el paso adelante en su compromiso.

@Kmalobola

Las muestras de afecto no se vieron limitadas al KFC. Viendo cómo la gente se sumaba a las celebraciones, otras compañías no se aguantaron de demostrar también su felicidad. Kululaholidays les ofreció hacerse cargo de su luna de miel, con alojamiento de 5 noches un resorty pasajes de avión incluidos. 

Junto con ellos, un salón de belleza se ofreció a pagar por el manicure y las preparaciones de la novia, mientras que otra dijo que podía conseguir los anillos. Todo sin que la pareja más afortunada del mundo no tuviera que mover un dedo o malgastar un solo dólar.

Y de ahí dicen que las ceremonias íntimas son mejores…