Por Antonio Rosselot
18 febrero, 2021

Community Loaves, una organización de Seattle (EE.UU) que agrupa a amantes del pan y su arte, decidió ayudar a su gente en apuros por la pandemia con estas hogazas frescas y recién amasadas por los mismos vecinos.

Ya sabemos que el confinamiento fue la instancia perfecta para que las personas probaran nuevas maneras de entretenerse y controlaran el tedio del encierro. Dicho esto, una tendencia a nivel mundial fue la de la panadería casera, con mucha gente volcándose al arte de preparar y hornear las masas.

Era cosa de tiempo para que se hiciera algo significativo con estos nuevos conocimientos. Nos iremos a Seattle (EE.UU), donde hace algunas semanas, más de 500 panaderos y panaderas amateur donaron sus productos a un banco de alimentos local.

Today

De acuerdo a Today, la organización Community Loaves se encarga de recolectar y repartir estas hogazas de pan. En sus primeras semanas de funcionamiento, lograron entregar la enorme cantidad de más de 1.300 panes a Homelink, un banco de alimentos de la zona que ha tenido gran demanda a lo largo de la pandemia.

“Cuando pienso en mi infancia, mi abuela solía hacer el mejor pan casero. Esta iniciativa me recuerda a eso. Puedes ver las sonrisas a través de las mascarillas, todavía se puede. Se puede ver cómo se elevan los ojos. Con 600, 700 hogazas de pan, hay 600, 700 sonrisas”.

—Matthew Campbell, del banco de alimentos Hopelink, a Today

Today

Además, para muchos miembros de la comunidad, aprender a hornear pan les sirvió también para conectar con parte de su familia y de su historia, tal como sucedió con Katherine Kehrli, quien lidera el proyecto de Community Loaves. Cuenta que gracias al pan tuvo una linda experiencia con Ruth, su abuela de 105 años.

“Cuando la visité este verano el proyecto ya estaba andando. Ella no comía mucho, pero sí comía pan. Le encantó, y me dijo que si este proyecto hubiese existido en la época en que ella horneaba pan, le habría encantado participar”.

—Katherine Kehrli, líder de Community Loaves, a Today

De hecho, en noviembre pasado, los miembros de Community Loaves se juntaron para hacer pequeños panes para el día de Acción de Gracias. En tanto, para las vacaciones de invierno en EE.UU, hornearon y donaron más de 4 mil galletas de pecana, usando la receta de la abuela de Kehrli.

¡Háblenme de una buena manera de aprovechar los nuevos conocimientos!