Por Catalina Maldonado
17 noviembre, 2021

Al costado de la ruta y cubierto por una capa amarilla, este vendedor no dejó de ofrecer su sopa y otros productos a quienes pasaban por ahí. “Haga calor, frío o llueva, él está siempre en el mismo lugar”, escribió una vecina para valorar su esfuerzo.

Son tiempos difíciles, pero no por eso tiempos para rendirse, si no para levantarnos con más fuerza, buscar nuevas oportunidades y luchar con todas nuestras fuerzas para que otras resulten. Así es como este joven lo hace con su puesto de comida callejera, pues trabaja sin importar las circunstancias. 

Aunque hay algunos que rechazan trabajar si hay que exponerse a tiempos adversos, este vendedor de sopa en Paraguay no le hace caso a los factores externos y sale a vender sus productos así lluvia o haga un calor infernal. 

Recetas de Comidas Paraguayas

Una usuaria en redes sociales compartió el momento en que este vendedor de sopa y chipa guazú —una especie de pastel de maíz al horno—, se ubicó al costado de la ruta y pese a la lluvia que caía ese día, se instaló con una capa amarilla para comenzar a vender.

“La verdad no sé cómo se llama, pero todos los domingos haga calor, frío o llueva él está siempre en el mismo lugar, vendiendo una riquísima chipa guazú y sopa a 10 mil la bandejita. Se queda hasta vender todo”, posteó Dara Larrosa, en el grupo “Mi querida Ciudad Lambaré”, de Facebook.

“Todavía hay gente que se esfuerza, sabremos el motivo por el cual se esfuerzan tanto, pero te admiro amigo. Si de por ahí alguien quiere ayudarlo, todos los domingos está sobre Av. Defensores del Chaco c/ Solidaridad, Lambaré límite con Villa Elisa, prácticamente enfrente de The Raven Burger”, añadió.

Facebook Dara Larrosa

La publicación de Dara generó alto impacto en redes sociales, y rápidamente muchos otros usuarios se volcaron para entregar más detalles sobre este esforzado hombre. Su nombre es Hugo Martínez Farías, reside en la ciudad y es una persona muy amable. 

Además, otros quienes le han comprado a Hugo, han dicho que sus productos son muy ricos y de muy buena calidad, invitando a otros a pasar a visitarlo y disfrutar de estos platillos.

Finalmente, le desear mucho éxito e incluso otros le ofrecieron hacerle carteles más llamativos, para que pueda mejorar la venta en su puesto callejero. 

¡Un hombre que merece aplausos!