Por Antonio Rosselot
8 agosto, 2019

¿Cuál es la intención? Demostrar que se pueden crear bienes de consumo a partir de ingredientes contaminados.

Después del gran desastre que ocurrió en la zona, sería raro pensar que, además de una industria turística naciente, haya algo funcionando actualmente en la zona de exclusión radioactiva de Chernóbil. Pero para nuestra sorpresa, sí hay actividad no-nuclear en el sector: una pequeña granja experimental, donde trabaja un grupo de investigadores y científicos de la Universidad de Portsmouth.

¿Cuál es la intención de estos profesionales? Demostrar que se pueden crear bienes de consumo a partir de ingredientes contaminados. Y el primero de estos productos es —en una elección bastante lógica— un vodka artesanal, que lleva por nombre Atomik y que fue embotellado por la recién creada Chernobyl Spirit Company.

En la granja, los investigadores han cosechado sendos cultivos de centeno, con los que produjeron este vodka, del cual sólo hay un ejemplar embotellado.

BBC

«Nuestra idea era usar los granos de centeno para hacer un destilado (…) esta es la única botella existente, y tiemblo cada vez que la tengo en mis manos».

Jim Smith, líder del equipo de investigaciones de la University of Portsmouth, a la BBC

Este vodka es el producto perfecto para algún fanático/a del turismo oscuro, ya que sus elementos son bastante atractivos: fetiches, radiación, adrenalina, riesgo y peligro. El tema es que según Smith, este vodka «no es más radioactivo que cualquier otro vodka». Y ese es básicamente el punto principal de por qué lo produjeron.

Infobae

«Cualquier químico te diría que cuando destilas algo, las impurezas se quedan en los desechos del producto. Así que tomamos centeno levemente contaminado y agua de la zona de Chernóbil y los destilamos. Luego preguntamos a unos amigos en la Southampton University, quienes tienen un fabuloso laboratorio radio-analítico, para ver si podían encontrar algún tiempo de radioactividad. No encontraron nada, ya que todos los índices estaban bajo el límite de detección».

Jim Smith, líder del equipo de investigaciones de la University of Portsmouth, a la BBC

El doctor Gennady Laptev, científico del Instituto Hidrometereológico Ucraniano de Kiev (Ucrania) y miembro fundador de Chernobyl Spirit Company, explicó que este vodka demuestra que algunas porciones de tierra que rodean el reactor de Chernóbil puede ser usada productivamente para agricultura, entre otros.

BBC

«No tenemos que abandonar la tierra del todo. Podemos usarla de diferentes maneras para producir algo que estará totalmente limpio de radioactividad».

Gennady Laptev, científico del Instituto Hidrometereológico Ucraniano de Kiev, a la BBC

La idea de estos científicos es producir un máximo de 500 botellas en este año y venderla a los turistas que van a conocer la zona de exclusión. Gran parte del dinero recaudado iría a las familias y comunidades de alrededor de la zona de exclusión, las que han enfrentando grandes problemas socioeconómicos después del desastre.

Smith cree que a 30 años del accidente, el discurso sobre Chernóbil debe cambiar. «Creo que ahora lo más importante es el desarrollo económico, no la radioactividad», comentó.