Por Catalina Maldonado
3 septiembre, 2020

“Tu pequeño envase de margarina, lavado y seco, vale oro aquí”, es el mensaje que un grupo de solidarias personas en Brasil han querido traspasar a la gente para seguir ayudando a tantas personas que sufren la actual crisis.

Si hablamos de reciclaje, muchas somos las personas que intentamos hacer todo lo posible para colaborar con esta situación, sin embargo siempre puede que se nos olvide por más que tengamos la intención de hacerlo. Sin embargo, con un propósito solidario, la idea de guardar algo tan simple como un recipiente de margarina se vuelve esencial. 

La invitación es a donar nuestros envases de margarina es lo que que el personal de Anjos da Sopa, un grupo de voluntarios de la localidad de Santo André en Brasil, invita a hacer, y es que no solo le cambian el rumbo a este recipiente de plástico desechable, sino que alimentan a cientos de familias gracias a ellos. 

Instagram @anjos_da_sopa_de_santo_andre_s

A través de la recolección masiva de viejos envases de margarina, estos solidarios voluntarios han tenido la oportunidad de servir a su ciudad desde comienzos de la pandemia por coronavirus y brindarle apoyo a los más necesitados.

En su cuenta oficial de Instagram, las personas detrás de este hermosos proyecto lo describen como “un grupo de amigos sin vínculos políticos ni religiosos, que llevan comida a personas sin hogar en las ciudades ABC”.

Instagram @anjos_da_sopa_de_santo_andre_s

Con un activo movimiento en esta red social, ellos comparten las acciones que cada día hacen por personas en situación de calle o bien que necesitan ayuda en estos tiempos difíciles. Han servido desde deliciosos pasteles y dulces, hasta comidas muy completas entregadas en estos recipientes de margarina. 

Instagram @anjos_da_sopa_de_santo_andre_s

En la mayoría de sus publicaciones, Anjos da Sopa escriben que para ellos “su mayor placer es servir de ejemplo para que más lugares de Brasil sean alcanzados por la solidaridad”. Además agregan que son un “frigorífico solidario desde el primer día de cuarentena alimentado el hambre de amor y solidaridad”.

https://www.instagram.com/p/CEnVfQPpYU0/

Si eres residente de la ciudad, puedes ayudar al grupo de voluntarios reciclando tus envases de margarina y además colaborando con un segundo uso a este tipo de residuos plásticos. Por otro lado, si no eres cercano a la zona tienen una página web especial para que colabores con lo que puedas de dinero y ellos puedan seguir ayudando a los más necesitados.

Un gran ejemplo de solidaridad que se debería contagiar.