Por Teresa Donoso
8 enero, 2016

Come más snacks.

Perder peso puede parecer complicado, pero no lo es tanto si sabemos cómo hacerlo. El problema radica en las formas y caminos que tomamos para lograrlo. Aunque muchos creen que todo radica en restringir calorías y comer menos, la verdad es que tiene que ver con un profundo cambio de hábitos y con nutrir nuestro cuerpo en vez de sólo alimentarlo pensando en número y calorías. Los 12 consejos a continuación están científicamente comprobados.

1. Nunca te saltes el desayuno

This is not my breakfast. Man I wish it was. by @koentadyy in #dscolor

A photo posted by Grace Bonney (@designsponge) on

Muchos creen que saltarse el desayuno es una buena forma de ahorrar calorías, sin embargo, diferentes estudios han comprobado que esto sólo hace que tengas más hambre durante el día y que termines comiendo alimentos más calóricos durante la tarde o la noche. Lo mejor sería empezar el día con un desayuno balanceado, de esta forma podrás controlar tu apetito a lo largo del día.


2. Preocúpate de tu refrigerador

Si nunca tienes nada para comer o cocinar en tu refrigerador, lo más probable es que terminarás comiendo cualquier cosa o pidiendo comida no tan saludable. Cuando tenemos hambre sólo importa saciarnos y no pensamos tanto en las opciones más saludables. Si siempre tienes comida a mano, podrás cocinar y planificar todo tu día de forma mucho más sencilla.


3. Come más snacks

Feeling golden New kicks, @kayla_itsines week20 legs & breakfast bowl

A photo posted by Healthy food + lifestyle ✨ (@stephanie.h.park) on

Comer snacks es una muy buena opción para mantener tus niveles de energía estables a lo largo del día. Si bien muchos prefieren saltárselos, la verdad es que un estudio probó que comer de menos puede provocar que nuestro metabolismo se ponga más lento. Si quieres perder peso, come para ello.


4. Usa platos más pequeños

Esto tiene más que ver con engañar a nuestro cerebro, ya que tu mente suele asociar los espacios ‘en blanco’ o vacíos de tu plato con una menor cantidad de comida. Si usas platos más pequeños a tu cerebro le parecerá que estás comiendo mucha comida.


5. Deja que los colores te guíen

Mientras más colores tengan tus alimentos, más vitaminas y minerales estarás consumiendo. Los pigmentos tienen mucho que ver con la composición de lo que comemos.(Claramente, me refiero a alimentos naturales como frutas y verduras, no alimentos procesados con colorantes artificiales).


6. Espera antes de servirte más comida

Diferentes investigaciones han demostrado que a nuestro cerebro le toma un tiempo darse cuenta de que estamos satisfechos. Es por eso que antes de servirte un segundo plato es bueno beber té, conversar o simplemente esperar. Si después de unos 10 minutos sigues sintiendo hambre, entonces no dudes en comer otro plato.


7. Consume más proteína

Cześć

A photo posted by Eliza Morawska (@whiteplatecom) on

La proteína nos ayuda a mantener un peso saludable ya que repara nuestros músculos cuando hacemos ejercicio y ademas nos hace sentir más satisfechos. Come huevos al desayuno, legumbres al almuerzo y pescado a la cena. Son grandes opciones para hacerte sentir mejor.


8. Come fruta, en vez de sólo tomar el jugo

El jugo de frutas no es malo, el problema es que cuando le quitamos la pulpa también quitamos la fibra que viene con la fruta. Al final dejamos sólo el azúcar y nos perdemos la oportunidad de consumir los fitonutrientes, vitaminas y minerales que contiene.


9. Bebe té verde

TEA TIME ☕️ #merenda#break#tea#greentea#twinings#pandistelle#pause ⏪⏯⏩

A photo posted by BeAtRiCe PrEsTiFiLiPpO (@beatriceprestifilippo) on

El té verde es delicioso y además es increíble cuando quieres perder peso. Estudios han demostrado que tiene una gran capacidad de metabolizar la grasa de nuestro cuerpo.


10. Consume más fibra

La fibra también es importante a la hora de sentirnos más satisfechos por más tiempo. Come más vegetales y frutas y te sentirás mucho mejor.


11. Mastica más lento


La velocidad con la que masticamos nuestra comida tiene mucho que ver con lo satisfechos que nos sentimos después de nuestro almuerzo o cena. Mientras más rápido comas, más difícil será para tu cuerpo darse cuenta que ya comió lo suficiente.


12. Preocúpate de las porciones

Es cierto que las calorías son importantes, pero más importante que eso es controlar las porciones. Asegúrate de estar comiendo lo suficiente según tu peso, estatura, género y nivel de actividad física. Recuerda que siempre es mejor que un profesional cree un plan especializado para ti.

Al final, no importan tanto las calorías, sino más bien la forma en la que nos alimentamos. Es de crucial importancia aprender a reconocer las señales que nuestro cuerpo nos da, alimentarnos cada vez que sintamos hambre y detenernos cada vez que sintamos deseos de comer por comer para preguntarnos qué es lo que realmente sentimos. ¿Quizás es ansiedad? ¿Quizás es la única forma que tenemos para enfrentar situaciones difíciles? Todo esto juega un rol crucial a la hora de perder peso.

Puede interesarte