Por Felipe Hernández
29 abril, 2016

Lamentablemente son solo una gran mentira.

Si ya llevas unos cuantos años viviendo en este hermoso planeta al que llamamos Tierra, entonces tienes que haber escuchado algunas cuantas cosas que con el tiempo se hicieron prácticamente una ley. Tu mamá te dijo que no podías comer mucha azúcar porque te ibas a llenar de demasiada energía y has escuchado a alguien decir que las mujeres pueden sincronizar su periodo solo por el hecho de vivir juntas. Pues bueno, tal como muchas otras cosas, estas son creencias que simplemente fueron demasiado lejos, se tergiversaron con el tiempo o incluso se entendieron mal. Por suerte, ahora estás a punto de descubrir cuáles son los 12 mitos médicos que no son para nada reales.

1. Las mujeres sincronizan su período si pasan mucho tiempo juntas

Al parecer esta creencia totalmente errónea se originó hace algunos años, cuando ciertos estudios se equivocaron en las estadísticas que recopilaron, pero como podrás haber imaginado… No es cierto.


2. Deberías estar ahogándote en dos litros de agua al día

Probablemente una de las mentiras más grandes que nos hemos creído con el tiempo, aunque no es tan alejada de la realidad. El problema es que esta creencia se originó con una recomendación hecha hace más de 60 años, que sugería consumir dos litros de agua al día… De los cuales gran parte venía incluida en alimentos preparados. El agua es buena, pero solo cuando la necesitas.


3. Solo ocupamos el 10% de nuestro cerebro

Lo cierto es que no lo ocupamos todo al mismo tiempo, pero sí ocupamos la totalidad del cerebro, ya que cada parte tiene una función específica y se activa dependiendo de las tareas que tengamos en mente.


4. El azúcar hace que los niños se pongan hiperactivos

Según muchas investigaciones en las que se ha experimentado con el comportamiento de los niños que consumen azúcar y endulzantes artificiales, no hay nada de cierto en esto. Aunque no se puede descartar algunos cambios, no son lo suficientemente dramáticos como para asegurar que se vuelvan hiperactivos.


5. Luego de morir te siguen creciendo el pelo y las uñas

Lamentablemente para todos los fanáticos de la fantasía, esto no es real. Aunque se cree que es posible que se haya creado esta ilusión debido al encogimiento de la piel… Lo que haría que quedara más pelo y uñas expuestos.


6. Los teléfonos móviles están malditos y causan cáncer

Estudios masivos han demostrado que simplemente… No hay forma de relacionar una cosa con la otra, aunque las teorías del fin del mundo se empeñen en decir lo contrario.


7. ¿Hacer estiramientos antes de los ejercicios disminuye los dolores?

A pesar de no haber mucha investigación en este ámbito, hay algunos estudios que sostienen que los estiramientos antes del ejercicio podrían tener una leve incidencia en el dolor después de ellos, hay otros que aseguran completamente lo contrario. Conclusión: Nada se sabe con certeza acerca de esto (pero por experiencia personal, podría decirte que no sirve de nada).


8. Leer con poca luz hace que te quedes sin vista

No existe ningún tipo de evidencia que ampare esta afirmación, así que por favor dejemos de difundirla.


9. Lo mismo pasa cuando ves televisión desde muy cerca

Y tampoco hay evidencia de que esto sea cierto, por lo que sería bueno dejar de pasarlo de generación en generación.


10. Las personas creativas ocupan más el lado derecho del cerebro

Todos usamos todas las partes de nuestro cerebro y por mucho que se haya querido creer que el lado derecho es de los creativos, mientras el izquierdo de los lógicos… No existe ninguna prueba sustancial que logre corroborar esta creencia.


11. Afeitarte frecuentemente hace tu pelo crecer más rápido y grueso

Esta es una teoría que se confirmó falsa hace más de 80 años y desde entonces ha sido una forma de engañarnos sin sentido.

12. Todo el calor de tu cuerpo se concentra en tu cabeza

Lo siento mamá, pero ocupar un gorro no va a salvar a nadie de un resfrío. Se cree que a través de la cabeza solo se pierde un 10% del calor corporal, lo que en verdad no parece tanto comparado a todo el frío que generalmente siento en los pies.

¿También fuiste víctima de ellas?

Puede interesarte