Por Kat Gallardo
23 marzo, 2018

Ahora puedes citar a alguien más que a Snoop Dog.

En 29 de los 50 estados que conforman Estados Unidos, el uso de marihuana medicinal es legal. Actualmente, la población del país apoya en gran medida su consumo, como ayuda en tratamiento de diversas enfermedades.

Es en el uso recreativo en donde hay más debates, pero si nos apegamos a la ciencia, hay beneficios respaldados en el uso del cannabis.

1. Dolor crónico

Un informe reciente de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina dijo que había pruebas definitivas de que el cannabis o los cannabinoides pueden ser un tratamiento eficaz para el dolor crónico.

Blessings the medicine #cbd #sistersofthevalley

A post shared by Sisters of the Valley (@sistersofthevalley) on


2. Esclerosis múltiple

El mismo informe dice que hay pruebas igualmente sólidas de que la marihuana puede ayudar con los espasmos musculares relacionados con la esclerosis múltiple.

Otros tipos de espasmos musculares también responden al tratamiento. Las personas usan marihuana medicinal para tratar espasmos de diafragma que no pueden tratarse con otros medicamentos recetados.


3. Glaucoma

Es una de las razones más comunes por las que los estados permiten el uso de marihuana medicinal. La marihuana disminuye la presión dentro del ojo. Según el Instituto Nacional del Ojo: “Los estudios de principios de la década de 1970 mostraron que la marihuana, cuando se fumaba, disminuía la presión intraocular (PIO) en personas con presión normal y en personas con glaucoma”.

A little home grown is good for the soul. #grow #homegrown #cannaesthetic

A post shared by the Village (@thevillagebloomery) on


4. Convulsiones

Algunos estudios han demostrado que el cannabidiol (CBD), otro compuesto importante de marihuana, parece ayudar a las personas con epilepsia resistente al tratamiento. Varias personas han informado que la marihuana es lo único que ayuda a controlar sus convulsiones o las de sus hijos, por lo que también es una de las razones por las que se solicita de forma medicinal.


5. Reduce los malestares de la quimioterapia

Uno de los usos médicos más conocidos de la marihuana es para las personas que reciben quimioterapia. Los pacientes de cáncer que están con este tratamiento sufren sufren de náuseas dolorosas, vómitos y pérdida del apetito. La marihuana puede ayudar a reducir estos efectos secundarios , aliviando el dolor, disminuyendo las náuseas y estimulando el apetito. También hay varios medicamentos cannabinoides aprobados por la FDA que usan THC , el principal químico activo en la marihuana, para el mismo propósito.

Kind of blue #milesdavis #davincivaporizer

A post shared by the Village (@thevillagebloomery) on


6. Ansiedad

Los investigadores saben que muchos usuarios de cannabis consumen marihuana para relajarse, pero también que muchas personas dicen que fumar demasiado puede causar ansiedad. Así que los científicos realizaron un estudio para encontrar la zona “Ricitos de oro”: la cantidad correcta de marihuana para calmar a la gente.

Según Emma Childs , profesora asociada de psiquiatría en la Universidad de Illinois en Chicago y autora del estudio, “descubrimos que el THC a dosis bajas reducía el estrés, mientras que las dosis más altas tenían el efecto contrario”.

About last night #summer #flowers #pineapple

A post shared by the Village (@thevillagebloomery) on


7. Alzheimer

La marihuana podría retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, sugiere un estudio dirigido por Kim Janda del Instituto de Investigación Scripps. El estudio de 2006, publicado en la revista Molecular Pharmaceutics , encontró que el THC (el químico activo en la marihuana) ralentiza la formación de placas de amiloide al bloquear la enzima en el cerebro que las produce. Estas placas matan las células del cerebro y se asocian con la enfermedad de Alzheimer.

View this post on Instagram

Nuff said

A post shared by snoopdogg (@snoopdogg) on


8. Efectos secundarios del tratamiento de la hepatitis C

El tratamiento para la infección por hepatitis C es severo: los efectos secundarios negativos incluyen fatiga, náuseas, dolores musculares, pérdida de apetito y depresión. Esos efectos secundarios pueden durar meses y llevar a muchas personas a detener su tratamiento temprano.

Pero un estudio de 2006 en la Revista Europea de Gastroenterología y Hepatología encontró que el 86% de los pacientes que usan marihuana completaron con éxito su terapia de Hep C. Solo el 29% de los no fumadores completó su tratamiento, posiblemente porque la marihuana ayuda a disminuir los efectos secundarios del tratamiento.


9. Enfermedades inflamatorias del intestino

Los estudios sugieren que los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa podrían beneficiarse del consumo de marihuana. El cuerpo produce compuestos similares al THC que aumentan la permeabilidad de los intestinos, lo que permite la entrada de bacterias. Pero los cannabinoides en la marihuana bloquean estos compuestos, lo que hace que las células intestinales se unan más estrechamente y se vuelvan menos permeables.

Where are you going and how will you get there? #intention #lifted #lindsaykush

A post shared by the Village (@thevillagebloomery) on


10. Artritis

Investigadores de unidades de reumatología en varios hospitales dieron a sus pacientes Sativex, un medicamento para aliviar el dolor basado en cannabinoides. Después de un período de dos semanas, las personas con Sativex tuvieron una reducción significativa del dolor y una mejor calidad del sueño en comparación con los usuarios de placebo.


11. Obesidad

Un estudio publicado en el American Journal of Medicine sugirió que los fumadores de marihuana son más delgados que la persona promedio y tienen un metabolismo y reacción más saludables a los azúcares, a pesar de que terminan comiendo más calorías.


12. Parkinson

Una investigación de Israel muestra que fumar marihuana reduce significativamente el dolor y los temblores y mejora el sueño de los pacientes con enfermedad de Parkinson. Particularmente impresionante fue la mejora de las habilidades motoras finas entre los pacientes.

La marihuana medicinal es legal en Israel para múltiples afecciones, y se realizan muchas investigaciones sobre los usos médicos del cannabis, con el apoyo del gobierno israelí.


13. Estrés postraumático.

En 2014, el Departamento de Salud Pública de Colorado otorgó dos millones de dólares a la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (uno de los principales defensores de la investigación sobre la marihuana) para estudiar el potencial de la marihuana para las personas con trastorno de estrés postraumático.

Los cannabinoides naturales, similares al THC, ayudan a regular el sistema que causa miedo y ansiedad en el cuerpo y el cerebro. Es por eso que la marihuana está aprobada para tratar el TEPT en algunos estados ya – en Nuevo México, el TEPT es la razón número uno para que las personas obtengan una licencia para la marihuana medicinal.

Yoga with Shakti & Aphrodite. #transformative #ganjayoga #goodlife

A post shared by the Village (@thevillagebloomery) on


14. Conmociones cerebrales y trauma

Lester Grinspoon, profesor de psiquiatría en Harvard y defensor de la marihuana, escribió recientemente una carta abierta al comisionado de la NFL, Roger Goodell. En él, dijo que la NFL debería dejar de evaluar a los jugadores por marihuana, y que la liga debería comenzar a financiar investigaciones sobre la capacidad de la planta para proteger el cerebro.

“Ya muchos médicos e investigadores creen que la marihuana tiene propiedades neuroprotectoras increíblemente poderosas, una comprensión basada en datos clínicos y de laboratorio”, escribió Grinspoon. Goodell dijo que consideraría permitir a los atletas usar marihuana si la investigación médica muestra que es un agente neuroprotector efectivo.


15. Ayuda en la reducción del consumo de alcohol y las muertes por sobredosis de opiáceos

Trastornos como el alcoholismo implican interrupciones en el sistema endocannabinoide. Debido a eso, algunas personas piensan que el cannabis podría ayudar a los pacientes que luchan con esos trastornos.

Por otra parte, si bien hay una serie de factores detrás de la actual epidemia de opiáceos, muchos expertos coinciden en que el uso de analgésicos opiáceos para tratar el dolor crónico ha jugado un papel importante. Es muy arriesgado tomar medicamentos potentes que tienen un alto riesgo de causar sobredosis y altas tasas de adicción. Es por eso que el uso de la marihuana podría tratar el dolor crónico siendo mucho menos riesgosa.

Puede interesarte