Por Valentinne Rudolphy
15 enero, 2016

Es hora de recapacitar, e ir a limpiar.

Seguramente piensas que tu baño es uno de los lugares más limpios de tu casa. Y quizás lo es, el problema no es eso, porque lo cuidas a menudo (o alguien lo hace por ti). Pero en verdad deberías pensar que es donde te quitas toda tu suciedad. Es un arma de doble filo. Es el lugar en donde te limpias, pero no por eso el más higiénico… al menos, no deberías comer un emparedado ahí. Hay hábitos que tenemos (sí, en el baño) y que no deberíamos volver a hacer nunca más:

1. Un baño puede ser un gran criadero de enfermedades. No porque tú seas muy sucio, sino que 1) limpias ahí, 2) es un ambiente húmedo

2. Ten cuidado con las cortinas de tu ducha, en especial las interiores

Es fácil que le crezca moho y no te des cuenta. También debes desinfectarlas.

3. Tomar un baño de tina sin desinfectarla antes

4. Hacer alguna locura de este tipo (cuando haces una fiesta):

O no lo recuerdas, o no te importa. Deberías recapacitar.

5. No limpiar el piso, donde cae de todo… ¡de todo!

6. Tener un mismo recipiente para todos los cepillos de dientes… y no cambiarlo nunca

7. Todos usan la misma toalla para secarse las manos, ¡debes cambiarla!

Es el medioambiente favorito para los pequeños organismos. Aunque tus manos ya estén “limpias”, no puedes saberlo bien, a menos de que tengas visión microscópica. Sólo cámbiala seguido, ¡y límpiala en profundidad!

8. Está bien mantener tu jabón en un recipiente… sólo si este tiene agujeros

Si no tiene agujeros por los que caiga el agua y residuos, estos quedarán estancados en el ambiente húmedo, donde es más fácil que crezcan.

9. A veces olvidamos la manilla de la puerta…

Podemos pensar que no es necesario, pero imagina que hay quienes no se deben limpiar las manos, o quién sabe. MAL.

10. Olvidar cambiar tu alfombra de baño, que también debe ser un reino de potenciales hongos

11. Volver a utilizar tu cepillo de dientes después de estar enfermo, sin limpiarlo

Tus gérmenes seguirán ahí lo más seguro, lo que te haría poder contaminarte nuevamente. Lo mejor es desinfectarlo o limpiarlo a profundidad… o comprar uno nuevo.

12. Colgar todas las toallas juntas. En todo momento

Si vas a hacer esto al menos deberías darles un respiro hasta que se sequen en otro lugar, al aire libre, y luego volver. Sino, estás mezclando todas las bacterias y, por lo demás, queda un muy mal olor a humedad.

13. No limpiar tu retrete a menudo, ni siquiera estando sucio

Realmente esto es asqueroso. Si hay una mancha, es una alerta. Ve por un desinfectante ahora.

14. Usar la misma esponja que otros miembros de tu casa, sin estar seguro sobre los detalles *íntimos* de su higiene

16. Tampoco debes usar las esponjas de baño por más de 3 meses

17. Cuando dejas tu rasuradora en la ducha

Se llena de bacterias, y además se oxidan, dejándolas inservibles (porque realmente no deberías usarla con óxido, ¿estás loco?).

Puede interesarte