Por Teresa Donoso
6 noviembre, 2015

La cantidad de calorías o de horas ejercitadas no importan, la clave es la calidad de todo lo anterior

Mantenerse en forma definitivamente es una prioridad para muchos, sin embargo, cuando a eso le sumas que quieres tener vida familiar y social y que además trabajas largas horas 5 días a la semana… bueno, el panorama se pone un poco complicado. Estos 4 fáciles trucos no sólo te lo harán más sencillo, sino que además te permitirán incorporarlo dentro de tu rutina los 365 días del año. Sigue leyendo para descubrir más.

1. Hacer rutinas HIIT (de alta intensidad y corta duración)

5268
@nikewomen

Las rutinas HIIT (de sus siglas en inglés High Intensity Interval Training o entrenamiento de intervalos de alta intensidad) son perfectas. Además de durar no más de 20 minutos, estas rutinas ayudan a gastar calorías de forma más efectiva y a bajar tu porcentaje de grasa con mayor facilidad. Aquí te dejamos algunas ideas.


2. Dormir lo suficiente

5271
@yjennifer

Cuando no duermes lo suficiente tu cuerpo no logra repararse de todos los movimientos realizados el día anterior. Esto cuenta incluso si no hiciste ejercicio. Por lo demás, cuando no duermes lo suficiente tu cuerpo se siente más estresado y es posible que almacene una mayor cantidad de calorías como grasas y que tengas, adicionalmente, más ganas de comer alimentos poco saludables.


3. Nunca saltarse comidas por un evento particular

5272
@oopssecrets

Tienes un evento el sábado y te quieres ver genial, así que te pasas la semana comiendo verduras y haciendo horas de ejercicio. Tengo malas noticias para ti: no funcionará. La clave para mantenerte en forma todo el tiempo es exactamente eso: realizar ejercicio y tomar descansos de forma alternada durante grandes períodos de tiempo. Nunca creas que dejar de comer es la solución.


4. Dejar de ver la comida como premio

5270
@perro4

Tuviste un largo día en el trabajo o finalmente lograste esa meta que tanto deseabas, es hora de darte un premio pero evita que sea comida. No es que comer para celebrar sea malo, es que cuando vemos la comida como un premio caemos en la tentación de también verla como un castigo. Restringir tu comida cuando seas ‘mala’ y dártela en abundancia cuando seas ‘buena’ te pone en peligro de sufrir de diferentes trastornos alimentarios.


5. Hidratarte constantemente

5273
@wetermelonbeauty

Hidratarse es muy importante para el funcionamiento correcto de nuestro organismo pero un estudio además comprobó que el agua es excelente a la hora de combatir los antojos. De hecho, beber sólo 230 ml de agua por las tardes puede ayudarnos a evitar los antojos nocturnos.

Al final, la clave siempre es lo que le damos a nuestro cuerpo, por lo que no importa cuántas horas pasemos ejercitando realmente. Lo que importa es la calidad y no la cantidad, por lo que dormir bien, comer de forma adecuada y hacer el ejercicio preciso son claramente la mejor combinación.

Puede interesarte