Por Teresa Donoso
21 octubre, 2015

Puede ser la causa de tu cansancio y también del peso que puedas haber ganado últimamente

Más de alguna vez habrás escuchado lo importante que es tomar agua, pero cuando tomamos en cuenta que nuestro cuerpo se compone en casi un 75% de este vital elemento, las perspectivas cambian. Es decir, tres cuartas partes de lo que tienes en tu interior es solamente agua ¿Cómo puede ser posible? Así es, así que desde ahora en adelante puede que mires todo vaso de líquido con otros ojos: después de todo, estás devolviéndole a tu cuerpo toda el agua que ha utilizado. En general siempre se dice que todos deberíamos beber 2 litros de agua cada día, pero este número depende mucho de nuestro estilo de vida, edad, peso y otros tantos factores.

4813
Gabriela de Lara

Lo que sí es importante es beber constantemente y estar atentos a los síntomas de deshidratación. De hecho, lo más extraño de todo es que cuando estamos deshidratados nos sentimos un poco hambrientos, por lo que si acabas de comer y sientes que tienes hambre otra vez, puede que necesites un vaso de agua extra. Sigue leyendo para ver lo que le sucede a tu cuerpo cuando dejas de beber suficiente líquido.

1. Hace que te duelan las articulaciones

4814
@andreealucia10

Si sientes mucho dolor en tus articulaciones, puede que quieras revisar cuanta agua estás bebiendo (aunque eso no significa que dejes de visitar a tu doctor). Lo que sucede es que el cartílago presente en nuestras articulaciones se compone en su mayoría de este vital líquido. Por lo tanto, cuando no estamos tan hidratadas el cartílago se debilita y la recuperación se hace más lenta, algo que se hace aún más evidente cuando ejercitamos.


2. Te hace tener problemas con tu piel

Cuando estamos deshidratadas nuestra piel sufre, ya que el sistema de eliminación de toxinas se ve afectado. Es así como no beber una cantidad de agua apropiada podría dejarte más vulnerable a sufrir de un envejecimiento prematuro de la piel o incluso infecciones.


3. Aumenta la presión arterial

4812
@anetexo

Nuestra sangre se compone en casi un 90% de agua, lo que hace que fluya con mayor facilidad. Sin embargo, cuando no estamos bien hidratadas, el nivel de agua en la sangra baja, haciendo que la sangre se vuelva más espesa y que la presión arterial aumente.


4. Genera problemas digestivos

Cuando estás deshidratada a tu cuerpo no sólo le falta agua, sino que también electrolitos (calcio, magnesio y potasio) lo que puede generar problemas tales como gastritis, úlceras o incluso reflujo. Si notas que te duele mucho el estómago, bebe más agua. Si sigues igual, consulta a tu doctor.


5. Promueve el aumento de peso

4811
@zadecka

Muchas veces sentimos hambre cuando en verdad sólo tenemos sed. Esto se debe a que el cuerpo siente que, al no tener agua, no tiene energía, lo que hace que nuestro cerebro nos diga que es hora de consumir más calorías para tener energía suficiente. Si acabas de comer y te sientes un poco hambrienta, primero bebe un vaso de agua para asegurarte que no sea deshidratación.


6. Te hace sentir cansada

Nuestro cuerpo necesita estar hidratado y de hecho, el agua es un componente vital, incluso más vital que la comida. Cuando estamos deshidratados nos sentimos cansadas y fatigadas, nuestro cuerpo no logra funcionar de forma correcta, la sangre fluye con mayor dificultad y toda la energía que tenemos se centra en hacer que nuestro cuerpo siga funcionando incluso en esta situación adversa.

Así que ya lo sabes, puede que antes de tomar otra tasa de café, que te deshidratará un poco más, sea mejora idea tomar un vaso de rica, pura y fresca agua. No te arrepentirás.

Puede interesarte