Por Teresa Donoso
13 mayo, 2016

Son perfectas para evitar rabietas y hacer que comiencen el día con una gran sonrisa.

Todos sabemos que el yoga es una disciplina que le puede hacer muy bien a nuestra vida. Nos calma, nos relaja y dependiendo del estilo de yoga que escojamos, puede llegar a contar como una hora donde ejercitas tus músculos y tu corazón. Sin embargo, el yoga no es sólo para los adultos: también es para los niños. De hecho, las posturas, o asanas, pueden ayudar a los más pequeños de la casa a canalizar su energía, relajarse, empezar la mañana riendo y dejar atrás cualquier tipo de rabieta.

Lo esencial es que los niños lo vean como un juego más que un ejercicio o algo aburrido que tienen que hacer por las mañanas, y para ello puedes describirles los movimientos de forma divertida o comparándolo con los movimientos de los animales y la naturaleza.

1. Respirando con el sol

493--1
Macarena Salinas / UPSOCL

Pídele que se estire lo que más pueda y que intente alcanzar con sus manos el sol. Guíalo para que respire lentamente, como si estuviese respirando al mismo tiempo que esta gran estrella solar.


2. Mirando sobre tu hombro

493--2
Macarena Salinas / UPSOCL

Esta es una postura muy común en yoga y nos ayuda a estirar la espalda y la columna. Sólo pídele que se siente sobre su cama y que intente mirar sobre su hombro, como si quisiera descubrir un gran secreto.


3. Un gran volcán

493--3
Macarena Salinas / UPSOCL

Esta postura será similar a la primera, pero como ya están más despiertos en este punto, puedes pedirles que se imaginen que son un gran volcán a punto de estallar. Asegúrate que estiren todo su cuerpo, incluidos los dedos de sus pies.


4. Un salto de ski

493--4
Macarena Salinas / UPSOCL

Para hacer más sencillo cada uno de los movimientos, pídeles que ahora se imaginen que están a punto de dar un gran salto sobre un ski. Cuando inhalen, doblarán sus rodillas y llevarán sus brazos hacia atrás, cuando exhalen, darán el gran salto.


5. Un rayo inesperado

493--5
Macarena Salinas / UPSOCL

Esta pose de yoga es más conocida como ‘la silla’, pero a los más pequeños les diremos que es casi como ser un rayo que inesperadamente sale de una nube. Pídeles que doblen sus piernas como si estuvieran a punto de sentarse y que lleven sus brazos hacia el cielo.


6. Despiertos

493--7
Macarena Salinas / UPSOCL

Pídeles que se sienten con las piernas cruzadas y que te digan cómo se sienten. Finalmente están despiertos, así que ahora es momento de decidir que este será un día increíble, con muchas aventuras para recordar.


7. La montaña

493--6
Macarena Salinas / UPSOCL

Termina con esta pose, que usualmente sirve para orar, pero en vez de eso, puedes pedirles que pidan un gran y especial deseo para este día que recién comienza.

El yoga no tiene que ser aburrido ni serio, de hecho, puede ser divertido y mágico, especialmente si lo conviertes en un momento para pasar con los más pequeños de la casa.

No importa si son tus hijos, tus hermanos o tus sobrinos, será un momento especial que hará que tu día sea más feliz ❤️.

Te puede interesar