Por Teresa Donoso
26 diciembre, 2016

Larga vida a la inhabilidad de esperar a que la comida se enfríe.

Admitámoslo: hay veces que tenemos tanta hambre o que la comida que tenemos en frente nos gusta tanto que simplemente no podemos esperar hasta que esté a una temperatura decente. O hay ocasiones en las que nos confundimos y pensamos que algo no estará tan caliente y ¡OH NO! sientes que tienes un incendio en tu boca y que no sabes cómo apagarlo. Lo peor es darte cuenta de que terminaste con la lengua y el paladar quemados y saber que la sensación te durará durante días.

Siempre prometemos que no volveremos a hacerlo pero semanas después volvemos a comer esa pizza hirviendo y a tomar un gran sorbo de nuestra sopa favorita con consecuencias nefastas. Es por eso que en vez de simplemente prometerte que no lo volverás hacer te queremos contar exactamente qué es lo que sucede cuando tu lengua sufre de esta manera.

iStock

Para ello, compilamos las opiniones profesionales de la doctora Alison Bruce, dermatóloga y la doctora Alice Boghosian, representante de la Asociación de Dentistas Estadounidenses quienes le dieron su opinión sobre este tema a Buzzfeed.

1. Lo creas o no, beber líquidos muy calientes puede resultar en quemaduras de primer grado en tu lengua

Según Bruce, los alimentos muy calientes dañan la primera capa de la piel de nuestra lengua, paladar y el interior de la boca en general. Es igual a cualquier otro tipo de quemadura que podamos tener en la piel.


2. Algunos de los síntomas incluyen inflamación, dolor y enrojecimiento del área

E incluso puedes llegar a tener ampollas si es que la quemadura es muy severa. Eso sí, Bruce invita a no preocuparse tanto de la inflamación, ya que es la forma natural que tiene el cuerpo para ayudar a sanar el área afectada:

“Es la respuesta natural del cuerpo que envía una gran cantidad de sangre y líquidos al área afectada para ayudarla a sanar. Puede que esto estire la piel y te haga sentir incómodo, pero el dolor significa que esta sanando”.


3. Lo primero que hay que hacer es aplicar agua helada

Esto ayuda a reducir el calor de la piel y minimiza la inflamación. Pero ojo, lo ideal es agua y no hielo, incluso si parece una buena idea. Según Boghosian, utilizar hielo sólo empeoraría las cosas:

“No deberías poner un cubo de hielo directo en tu boca porque podría pegarse al área quemada y dañar aún más la piel”.

Ella dice que incluso beber leche helada está bien.


4. Debes preocuparte de mantener tu boca lo más limpia posible

El procedimiento es parecido a cuando te quitan las muelas, lavando con suavidad y enjuagando varias veces al día. Bruce asegura que es lo mejor tomando en cuenta que nuestra boca esta llena d bacterias.

Las buenas noticias es que el recambio de células muertas en la boca es mucho más rápido que en cualquier área del cuerpo, por lo que en una semana estarás completamente curado y listo para volver a comer todo lo que amas. Este tipo de accidentes no dañan las papilas gustativas por lo que pronto volverás a sentir todos los sabores de tus alimentos preferidos.

¿Qué alivio no? Y ahora ¡A esperar que la comida se enfríe un poco!

Te puede interesar