Por Ghalia Naim
4 agosto, 2017

“Marc escuchó mis gritos y entró al baño”. Nunca imaginaron que sería tan pronto.

Un estudio realizado por la Universidad de de Serbia, concluyó que uno de cada 7.225 embarazos es desconocido por la madre. Una situación poco común, pero 100% probable. Cuando Sarah Hodd de Reino Unido comenzó a sentir fuertes dolores en el vientre, pensó que quizá tenía algunos cólicos, pero el mundo se le vino encima al notar que era mucho más grave que eso.

Tenía 30 semanas de embarazo.

Un día, comenzó a sentir extrañas molestias en su cuerpo y al notar que con ningún calmante se iba el dolor, asistió al médico. Le recetaron analgésicos y la regresaron a casa, pero días más tarde no puedo soportar las contracciones. Sin saber que estaba encinta, se cayó al suelo de su baño mientras se revolcaba del dolor. Entonces, supo que un bebé venía en camino.

The Sun/Facebook

Afortunadamente, su novio Marc estaba en ese momento y alcanzó a llamar a una ambulancia, mientras la ayudaba a dar a luz.

Fueron minutos de tensión para ambos, pues no sabían a lo que se enfrentaban, sin embargo, el pequeño Theo nació perfecto.

The Sun/Facebook

Sasha nunca mostró síntomas y mucho menos crecimiento de vientre. Además, durante todo ese tiempo tomó anticonceptivos y su período llegó regularmente.

The Sun/Facebook

La chica de 24 años y su novio Marc tenían planeada una vida junta y tener hijos en algún momento, pero jamás imaginaron que sería tan pronto.

The Sun/Facebook

De todos modos, Theo fue un increíble regalo para ambos.