Por Andrés Cortés
21 julio, 2017

«A veces me digo, ‘Dios mío, ¿con cuánta gente me acosté este fin de semana?'»

La tecnología nos trae cada día nuevos objetos y aplicaciones que nos facilitan la vida en múltiples sentidos. Sin embargo, algunos usos que se les dan a estos avances que, en teoría, se crean en pro del desarrollo, pueden ser utilizados para diversos beneficios. El «Chemsex» es uno de ellas y está causando estragos en Europa.

Chemsex proviene de los términos anglosajones «chemicals» (química, que hace alusión a las drogas) y «sex» (sexo), el cual tiene como objetivo desinhibirse, aumentar la resistencia y el placer a través del consumo de fuertes drogas y sexo, tanto en pareja como grupal.

Youtube Federación Estatal LGBT FELGBT

Esta tendencia se ha desarrollado principalmente en la población homosexual europea y, de paso, ha alertado a las autoridades así como a organizaciones pro LGBT debido a los peligros que su práctica acarrea.

Los tópicos más recurrentes en su práctica continua son la adicción a las drogas, sobredosis y aumento de contraer VIH, así lo explica una socióloga con AFP.

«Han aumentado los avisos sanitarios en torno a este fenómeno por parte de los servicios de cuidados de enfermedades infecciosas o de tratamiento de las adicciones»

-Maitena Milhet

Película Chemsex

Si bien mezclar drogas y sexo entre dos o en grupos no es nada nuevo, lo innovador es que utilizan las redes sociales para realizar estas prácticas.

Hoy todo se puede conseguir por internet. Desde comida hasta inmuebles, ropa o servicios para el hogar. También sexo y drogas, donde estas últimas son las que más preocupan a las autoridades.

Las personas que practican el chemsex consumirían grandes cantidades de drogas sintéticas. Las aplicaciones Grindr y Scruff, por su parte, simplifican la búsqueda de una pareja sexual.

Película Chemsex

Por razones lógicas, no existen datos oficiales sobre cuántas personas practican el chemsex. Sin embargo, los trabajadores sociales europeos aseguran que esta tendencia que radica principalmente en hombres homosexuales, se encuentra en una fase de rápido aumento.

David Stuart, pionero en el estudio del chemsex y trabajador de la clínica 56 Dean Street, entrega más detalles sobre esta peligrosa moda, de acuerdo a BioBio.

«3.000 hombres homosexuales vienen cada mes a realizar consultas sobre las consecuencias del chemsex»

-David Stuart

Uno de los principales riesgos, señala Andreas von Hillner del centro de acogida para gays Schwulenberatung Berlin, es la adicción a las drogas. Algunos de ellos «nunca o rara vez habían tomado drogas antes y empiezan a consumirlas en grandes dosis. El potencial de adicción es muy alto«.

Otro de los peligros que radican en esta práctica es el aislamiento. «El chemsex está genial cuando estás en las nubes y hay seis o siete tipos desnudos intentando arrastrarte a una esquina de la sala, pero las fases de caída pueden tener efectos dramáticos en tu vida”, asegura James Wharton, un exsoldado que hoy es ícono LGBT.

Película Chemsex

El tema de la intimidad también entra en juego, pues las personas que se encuentran inmersas en este mundo, suelen entrar en confianza con los demás de una manera particularmente rápida, debido a las drogas y el sexo.

«Cuando me planteé ¿Cuándo fue la última vez que fui al cine? me di cuenta que, durante dos años, me había pasado los fines de semana en apartamentos de gente solo por el sexo».

-James Wharton

Como si fuera poco, también existe un gran riesgo de contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). «Muchos dejan de usar preservativo cuando desaparece su percepción del riesgo«, comenta Iván Zaro, trabajador social español.

«Cuando enviamos a un practicante de chemsex a un centro de acogida para toxicómanos, se ve rodeado de adictos a la cocaína, la heroína y no se reconoce»

-Iván Zaro

Sin lugar a dudas, esta práctica más que satisfacción y placer, parece conseguir fuertes adicciones a las drogas duras así como más de alguna ETS. Esperemos que las medidas que están tomando los gobiernos de Europa así como organizaciones pro diversidad sexual tengan efectos en la población y detengan esta riesgosa práctica.

Puede interesarte