Por Valentinne Rudolphy
11 septiembre, 2015

Aprender a sentir amor por nosotros mismos y cuidar nuestros hábitos, cambiará lo que estamos sintiendo.

La depresión es una condición a la que todos estamos expuestos, y que crece cada día más en muchos países, debido a los altos horarios de trabajo, presiones económicas, entre muchos otros factores. Se expresa de distintas maneras en cada uno de nosotros, pero por supuesto que hay patrones. Psicológicamente, nos ataca de una manera que no podemos esperar, o en otras ocasiones es más gradual y predecible.

large-1

dawnlightbrighten.

Es algo fuerte por vivir, y no creo que nadie quiera tener depresión y sentirse vulnerable, triste, angustiado y sin la misma energía de siempre. O sentir un extraño vacío dentro de ti. No es agradable, ni sano, y a pesar de que en muchos casos no lo podemos ver venir, hay otras situaciones típicas en las que se detona y/o desarrolla y podemos estar más alerta a ello.

Según la Dra. en Psicología Margaret Paul, quien ha tratado a muchos pacientes con depresión, esto se detona de manera más común por situaciones dolorosas, que pueden ir desde la pérdida de un ser querido, algún trauma físico inhabilitante, a perder un puesto de trabajo o que haya un cambio brusco en tus condiciones de vida. Primeramente muchas de estas pueden ser causas de estrés, lo que conlleva a frustración y así se genera una bola de nieve.

large-3

herpaperweight.

Así también, puede que distintas circunstancias de la vida te lleven a sentir poca conexión contigo mismo, y poco cuidado por uno, lo que también hace caer en depresión. Y, finalmente, puede ser algo netamente físico e interno, ya que hay ciertos problemas intestinales, de la flora propiamente tal, que cuando se generan desórdenes en ellos llevan a cambios químicos dentro del organismo, que nos lleva a la depresión.

Las causas son múltiples, estas son algunos de los ejemplos, pero cada quien en su mundo interno puede llegar a caer en esta especie de hoyo negro emocional. Y eso es lo que debemos preocuparnos por evitar.

large-2

thefinestwhine.

Las curas muchas veces incluyen medicamentos que nos hacen pasar por periodos de mayor malestar. Por eso, la Dra. Paul recomienda ciertos puntos a tener en cuenta, para tratar esto sin medicinas. Aunque definitivamente, lo mejor es que todo esté acompañado por una terapia, alguien que te pueda guiar con las herramientas adecuadas.

Tomar decisiones de amor propio es lo primero. Poder encontrar una fuerza mayor o una guía que nos motive a tener ganas de amarnos, y que nos ayude a encontrar socorro para equilibrar nuestros sentimientos. Aceptar a estos y entender que a pesar de la frustración, todo pasará. Tener métodos de control de estrés es ideal, y esto se encuentra en la terapia. Y por último, ejercitar, dormir lo adecuado y comer bien. Pues lo que está recibiendo nuestro cuerpo, detonará mucho de lo que nos pasa hormonalmente. Son pequeños y fáciles pasos con los que nos podemos ayudar de a poco. ¡Paciencia! Todo va a salir bien

Puede interesarte