Por Monserrat Del Pino
22 febrero, 2017

Hoy sus padres quieren que aproveche el poco tiempo que le queda.

El hijo de Sheryl y Jon Blanksby nació con lo que parecía una marca de nacimiento en su brazo derecho. Pero cuando tenía solo 6 semanas le encontraron un tumor en su abdomen. Thomas tenía un cáncer terminal y los doctores no podían decirles cuanto tiempo le quedaba de vida.

Según lo informado por el Daily Mail, el extraño y agresivo tumor de Thomas solo se presenta en 25 casos al año en los Estados Unidos y no hay documentación existente sobre algún tratamiento exitoso. Con tan solo 11 semanas de vida, el cáncer ya se había expandido y no había nada que los doctores pudieran hacer.

Daily Mail

Es por esto que ahora su familia se dedica a sacarle el mayor provecho al poco tiempo que le queda a su hijo, tratando de darle una vida lo más normal posible.

“Queremos viajar con los niños, hacer paseos a la playa los fines de semanas, picnics en la parque, conducir hasta el río Margaret o llegar más lejos hasta Albania”.

Daily Mail

Los amigos de la familia están reuniendo dinero a través de una página de financiamiento para ver si pueden lograr todo lo que quieren hacer antes de que Thomas los deje.

“Ir a viajes recogiendo frutas, películas al aire libre, sesiones de fotos familiares, parques acuáticos o incluso un globo aerostático, si es que eso está permitido para niños de tres meses”

 

Daily Mail

Hoy sus padres afirman que lo graban todo el tiempo y lo besan cada vez que pueden, sabiendo que cada vez que lo hagan, puede ser la última.

¿Qué piensas de la historia de Thomas?

Puede interesarte