Por Monserrat Fuentes
13 junio, 2018

“Fui a cepillar su cabello para ponerlo en una cola de caballo y noté que apenas podía hablar”, contó su madre. Ahora comparte su historia para advertir a otros.

Cuando Jessica Griffin fue a despertar a su hija de cinco años, Kailyn Kirk,  para llevarla a la escuela se llevó una gran sorpresa al notar que las piernas de la niña no reaccionaban, al principio la madre pensó que se trataba de un adormecimiento común, pero ese no fue el caso.

Jessica Griffin/Facebook

En cuanto la madre sacó a la niña de la cama se dio cuenta de no podía mover bien las piernas, pero no le dio importancia pensando que simplemente estaba medio dormida.

No fue hasta que la llevó al baño para peinarla que se percató de que no podía modular bien, además de encontrar una extraña protuberancia en su cabecita. Tenía una garrapata adherida firmemente al cuero cabelludo.

Jessica Griffin/Facebook
Jessica Griffin/Facebook

“Fui a cepillar su cabello para ponerlo en una cola de caballo y noté que apenas podía hablar”, le dijo Griffin a ABC News .

Llevó lo más rápido posible a Kailyn a urgencias en un hospital cercano en donde le confirmaron que se trataba de una parálisis temporal causada por la mordedura de una garrapata.

Los médicos le dijeron que los síntomas tardarían entre 12 a 24 horas en desaparecer y justamente transcurridas 12 horas la pequeña “volvió a ser una chica traviesa corriendo y jugando”, aseguró la madre a ABC News.

Jessica Griffin/Facebook
Jessica Griffin/Facebook

Griffin compartió lo sucedido en facebook para que otros padres tengan cuidado y sepan como actuar ante la picadura de un garrapata.

Su publicación se convirtió en viral siendo compartida más de 479 mil veces y obteniendo más de 125 mil reacciones.

Por suerte todo salió bien y horas más tarde, cuando los efectos de la saliva de la garrapata desaparecieron, Kailyn pudo regresar a casa sana.

Jessica Griffin/Facebook

Puede interesarte