Por Catalina Yob
6 octubre, 2017

Jason Biggs y su esposa Jenny Mollen dieron a conocer a través de una reveladora imagen lo que hicieron luego del nacimiento de su segundo hijo.

Hace menos de un día el actor de «The Orange is the New Black», Jason Biggs y su esposa Jenny Mollen le dieron la bienvenida a su hijo Lazlo, quien viene a acompañar a su hermano Sid de tres años de edad. Ambos actores registraron la estadía en el hospital a través de sus cuentas de redes sociales, lo que terminó revelando una inquietante pero cada vez más usada, práctica que llevaron a cabo tras el parto.

Con  la ayuda del médico a cargo, los padres establecieron que ambos habían ingerido parte de la placenta, sin embargo aún no se esclarece si esta se trató de una broma o fue algo que realmente hicieron. Una fotografía que fue exhibida por el sitio norteamericano TMZ, mostró la placenta que estaba siendo manipulada por el profesional.

TMZ

Who would have thought when I met this man in 2007 that 10 years later we'd have all this. #muthafuckinteets #SidandLaz

A post shared by Jenny Mollen (@jennyandteets2) on

Lazlo Biggs coming in hot! #babybiggs

A post shared by Jenny Mollen (@jennyandteets2) on

A pesar de que muchos aseguran que la práctica traería grandes beneficios a las madres, lo que aún no ha sido comprobado científicamente, sin embargo la ingesta de la placenta por parte de los padres no traería buenas consecuencias según expertos. Claudia Booker, quien lleva más de 10 estudiante los componentes de la placenta, establece que la ingesta de ésta incrementa la producción de células rojas y proactina en las madres, lo que no ayudaría en nada al hombre. 

Booker advierte que un caso de Oregon reveló los riegos de comer la placenta. Se trata de un bebé que desarrolló una severa infección tras el parto, la cual fue contagiada a los padres quienes comieron la placenta. 

In this pic we were still calling him Sid 2. #babybiggs

A post shared by Jenny Mollen (@jennyandteets2) on

Lo mismo ocurriría con las píldoras que contienen elementos asociados a la placenta, ya que éstos podrían reaccionar negativamente en el bebé, el cual podría desarrollar infecciones a raíz de la ingesta de estos medicamentos durante el embarazo.

 

 

Puede interesarte