Por Francisco Armanet
28 diciembre, 2017

Compartió impactantes fotos para crear conciencia sobre la anorexia y sus peligros.

Aunque siempre es importante sentirnos cómodos con nuestro cuerpo, hay veces en las que esa noble intención termina convirtiéndose en un trastorno del que cuesta muchísimo salir. Se llama anorexia y actualmente son millones de jóvenes, la mayoría mujeres, quienes sufren las terribles consecuencias de lo que en simples palabras es una enfermedad que nos impide comer. Uso la palabra «impide» porque cuando se produce un desorden alimenticio de este tipo, la voluntad deja de estar juego. La intención y el esfuerzo escapan completamente a nuestro campo de acción y es justamente por eso que la ayuda de expertos se vuelve urgente y crucial.

Ahora, así como hay un montón de cosas que las personas que sufren de anorexia no son capaces de modificar, sí existen otras en las que pueden aportar un poco.

Jade Wright, una joven australiana de 22 años, se dio cuenta de que a pesar de tener que convivir con este trastorno alimenticio, había ciertas cosas en las que podía ayudar. Esfuerzos mínimos, que a la larga daban grandes resultados.

A su temprana edad, tiene una historia larga de idas y vueltas, pero siempre manteniendo la frente en alto y dispuesta a seguir adelante.

Así se ve Jade en la actualidad.

https://www.instagram.com/p/BdHTAfjFEie/?taken-by=jadelwright

https://www.instagram.com/p/BSTBHxCB8CA/?taken-by=jadelwright

Sin embargo, y a pesar de lo saludable y bella que se encuentra actualmente, hubo una época en la que las cosas eran muy diferentes.

Hace ya poco más de un año,  Jade comenzó a sentirse disconforme con su cuerpo. En un comienzo fue algo sutil, pero que no tardó en cobrar fuerza hasta obligarla a dejar de comer. Era su cerebro el que decidía y ella no podía hacer nada para controlarlo. Simplemente la superaba.

Jade pasó meses bebiendo apenas una taza de té verde al día. Antes de poder darse cuenta, su peso había bajado a los 36 kilos.

Y el cambio en su cuerpo se hizo notar.

https://www.instagram.com/p/BbrEDAJFWEG/

En conversaciones con Daily Mail Australia, Jade confesó hasta dónde llegó para evitar «engordar».

«Bebía té verde porque tiene cero calorías. Creía que era más sano para mí porque lo iba eliminar de mediante la orina de todos modos. Quería asegurarme de consumir algún tipo de líquido, así que escogí el té verde. Incluso temía que el agua me hiciera engordar».

-Jade Wright a Daily Mail Australia-

https://www.instagram.com/p/BTOMOJ_Fy5s/

Ya habiendo bajado decenas de kilos, la anorexia de Jade se complementó con una depresión que la hizo sucumbir aún más en el sufrimiento y el riesgo de vida.

Comenzó a hacerse daño para «olvidar» el dolor emocional que estaba viviendo.

«Comencé a autolesionarme como forma de castigarme y reemplazar la tristeza que sentía. Así creía estar complaciendo mi trastorno alimenticio de alguna manera. Me convertí en un cadáver andante», señaló al Daily Mail.

Y su cuerpo continuó sufriendo las consecuencias.

@Jade Wright

El intenso tratamiento médico sumado al gran esfuerzo que puso Jade en cada cosa que le fue posible terminó literalmente salvándole la vida. 

Es por eso que hoy comparte su historia para generar conciencia acerca de los peligros de los trastornos alimenticios, pero a la vez, para decirle a todas las personas que lo sufren, que salir adelante es posible.

Jade recuperó su peso normal y hoy es un verdadero ejemplo de superación.

https://www.instagram.com/p/BZN_1LFlEG3/?taken-by=jadelwright

Puede interesarte