Por Javiera Irarrázaval
22 febrero, 2018

Pesaba 20 kilos a los 8 meses de vida.

Es el niño más obeso de Colombia, y tras conocerse su caso, ha conmovido a todos aquellos que han escuchado su historia. Hace algún tiempo la prensa informaba de un extraño caso en el país, que involucraba a este chiquito: hoy Santiago Mendoza tiene 4 años, y lucha en contra la enfermedad que lo aqueja. 

Hoy ya tiene 4 años, y es reconocido como el niño más obeso en Colombia. Santiago Mendoza era incluso, más gordo que su hermano mayor, y llegó a pesar 20 kilos, con tan solo 8 meses de vida.

Gorditos de corazón

Los medios del mundo divulgaban su imagen: un niño sonriente que a penas se podía mover debido a su enfermedad. 

Aunque la situación era alarmante en aquel entonces. Con su peso, podía sufrir diversas enfermedades como diabetes, problemas respiratorios, o incluso un paro cardiaco. 

Gorditos de corazón

Automáticamente las redes, comenzaron a culpar a los padres de este menor por su enfermedad. Pero no era nada de eso. 

Gorditos de corazón

Su voraz apetito, no era por sus desordenes alimenticios. Después de practicarle varios análisis, y tratamientos, el cuerpo médico del Hospital Infantil H.C. Andersen le diagnosticaron una falta de déficit congénito de leptina.

¿Y qué es esto? Es una condición bastante extraña y solo se han registrado 34 casos en el mundo.

Gorditos de corazón

Un portal de enfermedades, explica que que la deficiencia congénita de leptina, hace que quienes la sufran, sufran desde obesidad desde muy pequeños. 

«Los pacientes con deficiencia congénita de leptina son hiperfágicos desde la infancia temprana y, aunque el peso al nacer es normal, se vuelven obesos rápidamente durante la primera infancia», explican en el sitio.

Gorditos de corazón

En palabras simples, la leptina es la hormona encargada de suprimir la sensación de hambre, el doctor Esmann Fonvig, encargado de estudiar el caso del pequeño Santiago, declaró al periódico colombiano El Tiempo que:

«Sin leptina, el cuerpo siente hambre todo el tiempo y manda señales constantes para comer. Eso lleva a acumular grasa, no funciona bien el mecanismo de la insulina para controlar el azúcar, se afecta el crecimiento corporal, el organismo va a una temperatura más baja de lo normal, el sistema inmune no funciona bien, se tiende al sedentarismo».

-Esmann Fonvig a El Tiempo

La familia del pequeño no tenía los recursos para pagar los gastos médicos de la enfermedad de su hijo, por lo que diversas fundaciones como Gorditos de corazón de Medellín, han ayudado a su recuperación. El equipo médico a cargo se contactó con los fabricantes de una vacuna que produce la hormona de forma sintética.

Gorditos de corazón

La empresa de por vida, pagará el tratamiento de este pequeño.

¡Esperamos pueda llevar una vida normal y sea muy feliz!

Puede interesarte