Por Teresa Donoso
6 enero, 2017

Y parece que muchos quieren probarla.

Son muchas las personas que aseguran haber perdido mucho peso con la “dieta morada”, un popular régimen de alimentación usado incluso por famosos de la talla de Mariah Carey donde se propone consumir sólo alimentos de color morado. Se supone que la idea es incluir sólo alimentos saludables de este color al menos tres veces por semana. Lo ideal sería consumirlo en la forma de frutas y verduras y, en caso de que te lo estuvieras preguntando, no, el vino no cuenta.

Pero ¿por qué el morado? La nutricionista Inmaculada Canterla le aseguró a la revista Telva que todo se debe a que este color demuestra la presencia de unos componentes muy importantes para nuestro cuerpo:

Mr Lemon

“Las frutas y los vegetales azules y morados contienen otros compuestos conocidos como derivados de estilbeno, que funcionan junto con la vitamina D para aumentar la función de un gen protector del sistema inmune, vitaminas y minerales, y mención aparte requiere el resveratrol, otro polifenol que se encuentra en elevadas concentraciones en las frutas moradas, como es la uva negra (Se ha demostrado que la uva es antioxidante y antidiabética, y además evita la formación de coágulos.)”

Algunas opciones para añadir a la dieta pueden ser: arándanos (ricos en antioxidantes), berenjenas (reducen el colesterol malo), remolacha (controla el azúcar en la sangre) y ciruela morada (rica en potasio y vitamina K).

Y entonces, ¿cómo sería un menú morado?

La revista Telva dio un ejemplo de lo que podrías llegar a comer aunque, ojo, el plan no fue elaborado por un nutricionista y podría variar dependiendo de tu peso y nivel de actividad física.

  • Desayuno: batido de arándanos y un bol de açai con bayas de goji, yogur y granola con semillas, copos de cereales tostados, frutos secos y bayas.
  • Snack: Una infusión de harina de maíz morado (que puedes encontrar en herbolarios) a la que puedes añadir frutas moradas.
  • Comidas y cenas: Platos de berenjena rellena, alcachofas púrpura con manzana, uvas rojas, cebolla morada.
  • Snack 2: Un puñado de uvas rojas, rábanos, ciruelas pasas o un par de brevas.
  • Para después de cenar: Una infusión de hibisco y frutas rojas.

¿La harías? ¡Cuéntanos!

*Antes de realizar cualquier tipo de cambio en tu alimentación consulta a tu doctor.