Por Andrés Cortés
13 octubre, 2017

Definitivamente no es lo que esperas encontrar en una incubadora.

Cuando nos encontramos en un hospital debido a que un familiar tuvo un bebé, es normal que exista una zona de incubadoras en donde se encuentran recién nacidos que fueron prematuros o presentaron alguna complicación durante su desarrollo. Lo que no es nada normal es que junto a esas incubadoras, se encuentre un pulpo.

Desde el año 2013 en diferentes hospitales del mundo es posible encontrar a un extraño y tierno pulpo de lana. Dinamarca fue el primero, pero desde entonces esta medida se ha implementado en Reino Unido, Estados Unidos y recientemente en México. ¿La razón?

IMSS

Tomar y agarrar cualquier objeto que toque la palma de la mano de un bebé es algo normal para un bebé, pues es un reflejo de presión, el cual se desarrolla mientras está en el útero y se mantiene durante los primeros meses de vida.

Es debido a este motivo que los pulpos fueron diseñados para simular un cordón umbilical, pues los tentáculos del animal marino harían un rol de «punto de agarre», algo parecido a lo que encontrarían en el útero materno si no hubieran salido antes de tiempo.

IMSS

Evelyn es una bebé británica que el pasado verano compartió su incubadora con dos pulpos rosados. Ella nació a las 25 semanas de gestación, algo así como 6 meses. Debió pasar otros 3 en el hospital, pero acompañada de estos simpáticos animales.

«Le gusta agarrarse de los tentáculos, he visto cómo los movía y aveces apoya su cabeza sobre uno de ellos» describió su madre para BBC. La enfermera Nat Smith del hospital Frimley Park Hospital también se refirió al tema y contó que «A los bebés les gustan y vemos que no tiran tanto de los tubos; agarran los tentáculos en su lugar. También parecen más calmados«, explicó la especialista.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Los pulpos son una nueva innovación que rápidamente se está replicando en otros países del mundo. El pasado mes de julio el programa «Pulpos con causa» implemento estos seres en el Hospital General de Zona 1A de Venados, en Ciudad de México.

Lo más especial de estos pulpos es que son tejidos por mujeres en prisión, debido a que el proyecto fue realizado por el Instituto Mexicano del Seguro Social, con cooperación con la fundación «La Cana».

Puede interesarte