Probablemente necesites ir al baño después de leer esto.

¿No te ha pasado que, cuando escuchas cómo corre el agua, automáticamente tienes ganas de hacer pipí? O, incluso, ni siquiera cuando la escuchas, sino que también al sólo ver agua. Bueno, en realidad no es que estés loco ni que seas un visitante frecuente del baño. Existe una razón poderosa y la ciencia se ha encargado de explicarla.

Según explica un video preparó el equipo de Sci Show, psicólogos y urólogos explicaron que probablemente se debería a la asociación que tenemos en nuestra mente, pues tenemos la tendencia de asociar el agua con hacer pipí.

En el video se explica que se realizaban experimentos con perros y estudiaban su respuesta a diferentes estímulos. Por ejemplo, ponían un trozo de carne frente a un perro y este comenzaba a babear de inmediato. Luego, hacían sonar una campana y le daban la carne al perro. Todo esto por más de 3 meses. Después de pasado el tiempo sólo hacían sonar la campana y el perro empezaba a babear, por lo que se llegó a la conclusión de que la mente del perro le hacía asociar el sonido de la campana con el acto de comer.

Lo mismo que nos pasa a nosotros con el agua, sobre todo porque cuando estamos en el baño escuchamos correr agua siempre, ya sea la de la llave o nuestro propio pipí. Tal como explica el video. Es como asociar el agua al acto de estar en el baño.

Mira este video que te lo explicará (prepárate, porque querrás ir al baño):

Así que, probablemente ahora entiendes por qué siempre te dan ganas de hacer pipí cuando escuchas correr agua, o la ves.

¿Sentiste ganas de ir al baño? Bueno, yo sí.

Puede interesarte