Por Teresa Donoso
1 diciembre, 2015

Te contamos dónde están y qué cosas controlan para que sepas si están alineados o no.

Es posible que más de alguna vez hayas oído la palabra ‘chakra’ sin saber exactamente qué significa o cuál es su importancia. Los chakras se refieren a áreas específicas de nuestro cuerpo donde fluye una energía particular que aporta a nuestra salud y bienestar. No todo el mundo cree en ellos, sin embargo, para los que sí creen en su poder, mantenerlos alineados y sanos es vital.

¿Has sentido alguna vez que nada tiene sentido o que realmente no entiendes la razón por la que tu vida es como es?

Si tienes esta sensación de que de vez en cuando nada parece ir según lo planeado o todo se nubla, probablemente alguno de tus chakras esté con problemas. En nuestro cuerpo existen 7 chrakras diferentes, cada uno con un color y ubicación especial.

1. El primer chakra es de color rojo

Se encuentra en la base de nuestro cuerpo, conectado con nuestros órganos reproductivos. Aquí se alojan la sensación de seguridad y de pertenencia, por lo que si tenemos problemas con éste chakra lo notaremos en una ausencia de estas dos características.


2. El segundo chakra es de color naranja

Se encuentra a la altura del sacro, justo donde nuestra columna vertebral termina. Este chakra se relaciona con la intimidad, la sexualidad y las emociones.


3. El tercer chakra es de color amarillo

Se encuentra cerca del estómago y aquí se aloja la vitalidad, la energía, el poder y el deseo de vivir.


4. El cuarto chakra es de color verde

Se encuentra en el pecho, a la altura del corazón. Aquí se albergan sentimientos tales como la compasión, la esperanza y el amor por todos los seres vivos.


5. El quinto chrakra es de color azul

Se encuentra a la altura de nuestra garganta y en general, si tenemos un problema de comunicación o para expresarnos, es porque tenemos problemas con este chakra. Aquí encontramos la posibilidad para comunicarnos, la creatividad y la posibilidad de sanarnos.


6. El quinto chakra es de color índigo

Se encuentra justo en nuestra frente y tiene que ver con nuestro tercer ojo, o la capacidad de intuir cosas. Muchas veces sentimos que todo nos sucede de improviso o sin que podamos saberlo antes. En general se debe a una falta de conexión con este importante chakra.


7. El séptimo chakra es de color púrpura

Se encuentra en la corona de nuestra cabeza y se relaciona con la iluminación y el entendimiento de nuestro propósito en esta tierra. Usualmente se busca llegar a abrir este chakra a través de la meditación y el yoga ya que representa la conexión máxima con nuestro yo.

La mejor forma de alinear nuestros chakras, por extraño que te parezca, es intentar meditar y visualizar el color de cada uno de ellos.

Personalmente, tenía problemas con el chakra base, el de color rojo y durante algunas semanas me dedique a hacer una pequeña meditación sobre éste color y éste lugar de mi cuerpo. También escogí escribir un diario de vida todos los días tocando temas personales que me pudiesen afectar al intentar abrir este chakra, tales como el abandono, el miedo al fracaso, la inseguridad y la falta de autoestima.

Como ves, estos centros de energía nos ayudan a que la energía vital de nuestro cuerpo fluya con naturalidad, sin embargo, no siempre funcionan como deberían. Las técnicas como la meditación, el yoga o incluso los ejercicios de respiración son de gran ayuda para volver a alinearlos y volver a nuestro centro. La clave es siempre preguntarte qué cosas se sienten bien y qué cosas se sienten mal y nunca mentirte. El camino de la verdad siempre es el más corto y efectivo.

Puede interesarte