Por Elena Cortés
10 Enero, 2017

“Tenemos que vernos por Skype a pesar de vivir en la misma casa”.

Ella es Johanna Watkins, una joven mujer que sufre una enfermedad inmunológica bastante extraña que la hace ser alérgica a casi todo, incluyendo el amor de su vida. La muchacha tiene que estar aislada en su habitación y luchar día a día con esto. Se sabe que la condición que tiene es “Síndrome de Activación Mastocitaria”, y es muy rara la vez que alguien la contraiga.

Hace 10 años Johana fue diagnosticada con una condición extraña que la hacía ser alérgica a todo.

BBC

Desgraciadamente, los síntomas son muy difíciles de detectar y el organismo de esta joven de 29 años ha reaccionado violentamente con su entorno. Es por eso que es alérgica incluso a su esposo, el amor de su vida y la persona con la que siempre soñó tener un futuro.

El síndrome de Activación Mastocitaria es una inflamación multisistémica crónica, con alergias y crecimiento de tejidos que generan una enorme cantidad de síntomas.

BBC

El caso de Johanna es uno bastante particular debido a la severa manifestación de los síntomas que presenta día a día. Los médicos que la tienen a cargo cuentan que incluso las visitas que le hacen son cada vez más esporádicas.

“Aunque hagamos todo lo posible para mantener el ambiente de la clínica libre de olores, cada vez que viene su condición empeora”.

-Dr. Afrrin a BBC Mundo-

Su esposo, Scott, quien vive en una sala en la planta baja de su hogar, no puede acercarse a su mujer. La única forma que ambos mantienen contacto es a través de Skype:

“Hace tres o cuatro años, cuando me acercaba mucho a mi esposa, específicamente cuando mi rostro estaba cerca del suyo, ella empezaba a toser. Pasaba cada vez que trataba de abrazarla o besarla. Hoy nos sentamos frente a un computador, nos conectamos a Skype para estar juntos a pesar de que vivimos en la misma casa”. 

-Scott a BBC Mundo-

BBC

A pesar de que son momentos muy difíciles el hombre se mantiene al lado de la persona que ama y encuentra la forma junto a Johana de mantenerse más unidos y fuertes que nunca. Incluso miran la misma película desde sus habitaciones y por Skype, simplemente para estar juntos. Todos los días, Scott le prepara dos almuerzos a la chica y guarda consigo una gran esperanza.

Los doctores dicen que aún hay esperanzas para la mujer.

“No hay un atajo. Hay que tener paciencia. Pero también depende de la decisión de Johanna. Esto es un gran peso para ella, porque como su organismo reacciona a casi todo, probar algo nuevo también tiene el potencial de hacerla sentir peor”.

-Dr Afrrin a BBC Mundo-

¡Todas nuestras fuerzas para Johana!

BBC

A luchar hasta el final. 

Te puede interesar