Por Teresa Donoso
24 diciembre, 2015

Si tengo muchos dolores de cabeza o de espalda ¿puede que sea por ansiedad?

La ansiedad se ha vuelto un trastorno cada vez más común en la sociedad de hoy en día. Sea por la incapacidad de vivir en el presente o por la gran preocupación que nos causa el futuro, vivir con ansiedad hoy en día es algo que casi parece ser la norma. Pero, ¿qué diferencia la ansiedad común de un trastorno de ansiedad? ¿Cómo puedes saber si tus síntomas son más que sólo un poco de nervios y realmente necesitas ayuda?

Como son preguntas que no siempre nos atrevemos a preguntar, esto muchas veces debido al estigma que estas enfermedades traen consigo, pero la terapeuta Katherine Schafler viene a cambiar eso.

Estas son algunas de las preguntas más comunes al respecto y sus respuestas profesionales.

Si tengo muchos dolores de cabeza o de espalda ¿puede que sea por ansiedad?

Schafler cree que nuestro cuerpo muchas veces nos intenta decir cosas, especialmente cuando no lo escuchamos. El problema es que no siempre sabemos interpretarlo correctamente.

«Los doctores tienen un gran conocimiento sobre como el cuerpo y la mente están conectados. No hay necesidad de sentirse mal al respecto».


¿Cómo puedo saber si la ansiedad que siento es saludable o no?

Para la doctora, la clave es dejar que un doctor te ayude a determinar si la cantidad de ansiedad que tienes en tu vida es normal o no:

«Por ejemplo, si llegas todos los días tarde al trabajo porque durante la noche tienes tanta ansiedad que no puedes dormir y al día siguiente no te puedes levantar, puede que necesites ayuda. Lo mismo pasa si estás sufriendo una falta de concentración que afecta tus estudios o tu desempeño en general«.


¿Cómo puedo saber si necesito un psicólogo o terapeuta?

Esta es una pregunta que muchos se hacen, porque a veces se sienten bien y otras veces se sienten mal y no hay nada estable. Algunas personas prefieren escribir o ejercitar en vez de ir a terapia, pero en algunas ocasiones ver a un profesional de la salud mental puede ser mucho más provechoso:

«Al contrario de lo que piensa, usualmente las personas que van a terapia son las que menos lo necesitan. Por alguna razón quienes más necesitan ir nunca lo piensan«.

Si bien esta puede ser una respuesta ambigua, da a entender que realmente cada uno de nosotros sabe cuando ha llegado el momento de pedir ayuda. Si tu vida ya no se parece en nada a lo que solía ser y si sientes que te cuesta realizar tareas diarias, ir a terapia podría devolverte lo que has perdido.

¿Sufres de ansiedad? ¿Cómo lidias con los síntomas? ¡Sigue adelante! ¡Sabemos que podrás lograrlo!

Puede interesarte