Por Teresa Donoso
27 mayo, 2016

No es lo mismo entrenar enojado que feliz.

¿Te ha pasado que a veces te sientes tan enojado que hasta te dan ganas de hacer ejercicio? ¿O que estás tan triste que no eres capaz de mover ni un sólo músculo? Bueno, eso no es coincidencia. Nuestros estados de ánimo tienen un impacto directo sobre nuestra motivación y nuestros niveles de energía y aunque en muchas ocasiones parece mejor idea saltarte tu entrenamiento y comerte una pizza, quizás sólo tengas que entrenar de una forma especial para sentirte mejor.

1. Estresado 😫


Si estás estresado, entonces necesitas liberar toda esa tensión y preocupación inmediatamente. Opta por ejercicios que eleven tu ritmo cardíaco y te dejen cansado al máximo porque de esa forma podrás calmarte y descansar mejor. Algunas opciones son: salir a correr, subir y bajar escaleras lo más rápido posible o saltar la cuerda a mucha velocidad.


2. Enojado 😡


Si estás enojado no sólo necesitas calmarte, también necesitas dejar ir todas esa ira que sientes hacia algo o alguien. Opta por ejercicios donde puedas, de forma física, descargar todo lo que sientes hasta quedar en paz. Algunas opciones son: levantar pesas (sólo hazlo si ya lo haz hecho antes), hacer kick boxing o tomar una clase avanzada de step.


3. Triste 😭


Si estás triste probablemente no quieres moverte ni salir de tu cama y esa es exactamente la razón por la que deberías hacerlo. Busca un playlist feliz y lleno de canciones que te motiven y prométete que volverás a tu cama en sólo 20 o 30 minutos. Algunas opciones para este estado de ánimo son: caminar, pero rápido o en su defecto trotar a un ritmo cómodo. Hacer ejercicios cardiovasculares liberará endorfinas en tu cerebro y te hará sentir mejor.


4. Feliz ☺️


Si estás feliz tienes dos opciones: realizar un entrenamiento que te encante o aprovechar tu buen humor para hacer esos ejercicios que odias pero que sabes que te hacen bien. La segunda opción es la mejor, si me lo preguntas a mí. No siempre tenemos tanta motivación y es mejor aprovecharla cuando la tenemos.


5. Cansado 😴


Si estás cansado porque has trabajado mucho, has tenido días muy estresantes, has dormido poco o has ejercitado demasiado, entonces lo mejor es escuchar a tu cuerpo, comer bien, dormir lo suficiente y escoger un ejercicio más ligero. Algunas opciones son: una clase de yoga (de cualquier estilo, menos bikram) o una clase de pilates.

¿Listo para entrenar de acuerdo a tu estado de ánimo? ¡Sácale provecho a tus emociones!

Puede interesarte