Por Alvaro Valenzuela
25 abril, 2017

Un hospital de Japón puso a prueba a unos jóvenes doctores con un examen no apto para cardiacos.

La mayoría de los estudiantes de medicina son grandes estudiantes, casi unos gusanos de biblioteca que suelen pasársela estudiando. Además, su carrera universitaria suele durar bastantes años más que el resto. Incluso una vez que terminan sus estudios deben seguir estudiando ya sea para aprender una especialidad o sub especialidad, o para mantenerse activos con el avance del tiempo y las tecnologías.

Pero todo lo que pueden aprender de los libros no siempre es suficiente para ejercer en la realidad y es por eso que un hospital de Japón quiso sorprender a sus jóvenes aspirantes a cirujano con una prueba práctica muy difícil no apta para personas con mal pulso.

Mira la extrema prueba, incluso tú estarás bajo presión una vez que la veas:

El examen consistía en tres pruebas a contrarreloj, y los jóvenes quedaron pasmados cuando se dieron cuenta que no contestarían preguntas ni escogerían alternativas. Justamente la idea de la prueba era que los aspirantes a cirujanos supieran manejar los instrumentos médicos bajo presión, tal cual lo harían en el quirófano. 

Primero debían hacer grullas de origami con minúsculos papeles

Luego ensamblar un escarabajo en miniatura que quizás ni el mejor de los artesanos hubiera podido

¡Finalmente debían hacer sushis con sólo un grano de arroz!

¿Te gustaría ver algo así en tu país? ¡Compártelo con tu amigo que trabaje en salud! 

Puede interesarte