Por Ignacio Mardones
17 noviembre, 2015

La histórica operación duró 26 horas. El cambio es IMPRESIONANTE.

Patrick Hardison es bombero, tiene 41 años y en el 2001 su vida dio un vuelco radical. Él había ido a apagar un incendio, pero las cosas no salieron como lo esperaba y terminó afectado por quemaduras gravísimas. Patrick perdió sus párpados, orejas, labios, la mayor parte de su nariz y todo el cabello facial. Cada vez que salía a lugares públicos debía usar una gorra, gafas y prótesis de orejas. Hoy ya no necesita nada de eso. Recientemente recibió un transplante de rostro que cambió su aspecto, y su vida.

En el siguiente video puedes ver cómo fue el proceso:

httpv://youtu.be/Hi2jGNNNBlw

Este transplante fue hecho en el Centro Médico Langone en la Universidad de Nueva York. La operación duró nada menos que 26 horas y a Patrick se le injertó una nueva cara con orejas, mentón, mejillas, nariz, párpados y los músculos oculares que controlan el parpadeo. La cirugía fue exitosa pero además histórica, ya que fue considerado como el transplante facial más «extensivo» hasta la fecha.

Captura-de-pantalla-2015-11-17-a-las-11.36.30

El doctor Eduardo Rodriguez, cirujano plástico, fue quien guió a los médicos en el pabellón de operaciones.

Captura-de-pantalla-2015-11-17-a-las-11.37.44

El donante fue un joven de 26 años llamado David Rodebaugh, quien murió en un accidente de bicicleta. Tras su fallecimiento, la familia decidió donar los órganos y al poco tiempo los doctores comenzaron a extraer el tejido facial para transplantárselo a Patrick. Fue un trabajo duro en el que se concentraron en conectar nervios y venas, todo de manera muy cuidadosa.

Captura-de-pantalla-2015-11-17-a-las-11.39.28

«Estoy profundamente agradecido de mi donante y su familia. Aunque no sabía quienes eran, recé por ellos cada día, sabiendo que habían tomado una decisión muy difícil al ayudarme. Espero que puedan ver en mí el bien que han hecho. También quiero agradecer al Dr. Rodriguez y a su increíble equipo. Me han dado más que una cara nueva. me han dado una vida nueva».

-Patrick Hardison-

En la cirugía participaron más de 100 personas, entre doctores, enfermeras y personal técnico. Ahora se espera que el proceso de recuperación transcurra sin inconvenientes y Patrick se acostumbre a su nueva apariencia. Esta noticia demuestra que la tecnología en cuanto a transplantes ha avanzado mucho y que pronto muchas personas tendrán una solución real a los problemas que los aquejan.

En este caso, dos imágenes valen más que mil palabras…

cara

¿Qué te pareció?

Puede interesarte