Por Teresa Donoso
24 junio, 2016

Tenemos que decirte la verdad de una vez por todas.

Lo más probable es que cuando pequeño (o no tan pequeño) te hayas tragado de forma accidental un pedazo de goma de mascar y hayas entrado en pánico. ¿Qué pasará ahora? ¿Se pegará en algún lugar y no te dejará respirar? ¿Se quedará en tu estómago para siempre con desastrosas consecuencias? Son muchas las preguntas que nos hacemos en ese fatídico momento y es esa la razón por la que queremos responderte, finalmente, qué es exactamente lo que pasa.

Algunos dicen que la goma de mascar se queda en tu interior para siempre y otros dicen que en algunos años el cuerpo logra disolverla por completo… ¿habrá algo de cierto en esto? ¡Averigüémoslo!

Para tener un entendimiento completo, claramente es necesario consultar a un especialista y es por eso que las declaraciones de la gastroenteróla Lisa Ganjhu son tan cruciales.

¿Listo para resolver el misterio?

Bueno, creo que te voy a decepcionar, porque básicamente la goma de mascar recorre todo el tracto digestivo y no sufre casi ningún tipo de cambios, según lo que indicó la gastroenteróloga:

«El sistema digestivo es muy poderoso y si puede digerir un gran filete, entonces puede digerir un pedazo de goma de mascar. Una vez que entra al cuerpo, saldrá de él como cualquier otro alimento. No existe un tiempo exacto para esto porque todos los sistemas digestivos son diferentes».

Si bien los ácidos y las encimas presentes en nuestro sistema intentan digerir la goma de mascar, no lo logran por completo, debido a los fuertes químicos que se encuentran en ella. Es así como, a pesar de no ser digerida, la goma de mascar sigue su curso hacia donde se juntan los desechos.

Sip, eventualmente se va cuando vas al baño.

A pesar de eso, los expertos siguen recomendando no tragar la goma de mascar, aunque por una razón completamente diferente:

«La goma de mascar no tiene ningún tipo de valor nutricional. Se supone que la mascas y la botas cuando pierde su sabor. Tragarla no tiene ningún sentido».

-Lisa Ganjhu

Toda la razón.

Así que ya sabes, ese mito de que se quedará en tu estómago para siempre o que te crecerá mucha goma de mascar en el intestino es completamente falsa.

Y ahora… a la tienda por más goma de mascar.

Puede interesarte