Por Juan David Montes
29 noviembre, 2016

Sin necesidad de sustos.

Todos hemos tenido ataques repentinos de hipo, que por lo general desaparecen después de unos cuantos minutos. Sin embargo, en algunas ocaciones este movimiento del diafragma puede tardar un poco más en detenerse. Por fortuna existe una técnica para decirle adiós al hipo de forma efectiva en menos de un segundo.

Primero empecemos con lo básico.

El hipo es causado por una contracción involuntaria del diafragma que causa una respiración interrumpida y brusca.

¿Qué lo causa?

Es usual que el hipo se manifieste después de consumir grandes cantidades de comida, o después de comer y beber con mucha velocidad. También se relaciona con la ingesta de comida picante, bebidas gaseosas, bebidas alcohólicas y cuadros de nerviosismo, estrés y ansiedad.

Si el hipo no desaparece después de unos minutos puedes poner en práctica este método:

hipo1
Macarena Salinas / UPSOCL

1. Respira profundo y contén el aire durante 30 segundos.
2. Lleva tus manos a la parte superior del marco de una puerta.
3. Inclínate hacia adelante hasta que sientas que tu espalda se arquea y tu abdomen se estira.
4. Permanece así por 30 segundos, mientras retienes el aire.

¡Y listo!

Si el hipo persiste por más de dos días no dudes en consultar a tu médico.

Puede interesarte