ADVERTENCIA: IMÁGENES PUEDEN HERIR A PERSONAS SENSIBLES.

Eng Kheng era conocido por todos en un pequeña villa en la provincia de Kampong Cham, en Camboya. Por 30 años había tenido un tumor en su labio, que fue creciendo y terminó por tapar absolutamente toda su boca. Pero no es que haya sido apuntado por todos, ni mal visto… es simplemente que era un caso increíble y nunca antes visto, pero todos quienes vivían con él se esforzaban por ayudarlo.

Supplied

Nunca recibió tratamiento dental y los doctores del lugar sólo monitoreaban su condición… hasta que el crecimiento los preocupó más que otras veces, y le alertaron, mediante una institución de caridad, a un experto que trabajaba en Adelaida, al sur de Australia: el Dr. Cheng.

Él, ante el urgente llamado, voló al lugar para encontrarse con un caso como el que nunca antes había visto.

Esas fueron sus propias -e impactantes- palabras.

“Nunca había visto algo como esto antes. No creo que nadie en el mundo haya visto algo así de grande”.

-Dr. Cheng-

Supplied

Lo que tenía Kheng era hiperplasia gingival, una extraña condición que afecta a una de cada 750.000 personas. Sólo podía comer cierto tipo de alimentos, como arroz, sopa, fideos y líquidos. Y podía tragar, pero de manera distinta a la normal: él echaba su cuello para atrás, y recién ahí lo lograba. Sí, como un pájaro. Pero a pesar de lo extremo de su caso, nunca tuvo problemas para respirar.

Pero eso no quitaba el hecho de que debían operar. Decidieron hacerlo en Camboya pues querían que los doctores del lugar aprendieran el procedimiento… pero el equipo que tenían no era suficiente. Volaron a Adelaide y el Hospital Ashford estuvo de acuerdo en ayudarlos.

“Él podría haber muerto en Cambodia si es que lo operábamos allá, por eso tuvimos que traerlo a Australia”.

-Dr. Cheng-

Supplied

Con enfermeras y doctores que trabajaron voluntariamente, lograron lo inesperado: una cirugía perfecta. Tras su recuperación, Khen luce realmente irreconocible… y lo más importante, luce feliz.

Supplied

Tiene pequeñas cicatrices, pero ahora, además de respirar normalmente como antes, también puede comer y tragar normalmente. Y está enormemente agradecido ante todos los especialistas que lo ayudaron a mejorar su vida aunque él no tuviera los recursos para pagarlo.

Supplied

Esperamos que esas acciones sigan repitiéndose en todo el mundo.

Te puede interesar