Por Camila Cáceres
1 agosto, 2017

No juzgues por apariencias.

El pequeño Freddie Hunt tiene apenas tres años y ya ha pasado más tiempo en el hospital que un adulto promedio. Tenía dos cuando los médicos descubrieron algo extraño en su cerebro que resultó ser un tumor cancerígeno y desde entonces la familia está totalmente dedicada a darle un vida feliz y lo más normal posible, a pesar de sus tratamientos y operaciones.

INS News

Sin embargo, su más reciente intervención tuvo un efecto secundario en su cuerpo que llama la atención de la gente.

Médicos expertos lograron reducir un tumor en el cerebro de Freddie “del tamaño de un puño” en un 90%. Una verdadera victoria en su personal guerra contra el cáncer, pero no sin sus bajas: Freddie desarrolló obesidad hipotalámica grave, una condición producida por el daño en un nervio en el cerebro que controla el metabolismo.

INS News

Cinco meses después de esa operación, Freddie pesa casi 38 kilos y ya no puede caminar por sí solo. Apenas puede sentarse.

Sus padres saben que la grasa está afectando su hígado y su corazón, y están desesperados por encontrar una solución.

“Es muy pequeño para que su cuerpo lo aguante todo. Es muy difícil, sabes, porque es como una constante cadena de tratar de luchar por él todo el tiempo.

Al menos ahora sólo sube medio kilo a la semana. Antes eran 1,5 kilos semanales. 

El cuerpo humano no puede aguantar ese tipo de cosas cuando está tan enfermo”.

Abi Hunt

Y es que Freddie aún tiene cáncer.

INS News

¿Si tú estuvieras en su lugar y alguien te empezara a criticar por el peso de tu hijo, qué harías?

Me resulta más que admirable, tirando a increíble, pero estos padres tratan de ser comprensivos con los comentarios y las miradas ignorantes.

“Ayer mismo salí en el auto y una de cada cinco personas se me quedaba mirando. ¡Lo entiendo, lo entiendo! Todos los hemos hecho, juzgar, ¿no? Piensan ‘¡Deja de alimentar a ese niño!’

Pero me hace sentir muy afectada, porque es mi hijo y pasa demasiado”.

Abi Hunt

INS News

Tras la operación, están probando un nuevo tratamiento experimental, una terapia de protones que les ha dado una nueva esperanza.

¡Nosotros también les deseamos lo mejor!

Puede interesarte