Por Catalina Yob
13 enero, 2017

Tras no responder a la quimioterapia, los médicos le dijeron que le quedaba un año de vida. Su cambio físico es realmente increíble.

El cáncer es una de las enfermedades más comunes entre nosotros. Probablemente todos tenemos a alguien a quien la lucha del cáncer lo venció. Lo más problemático es que no tiene cura y los tratamientos que hoy existen conllevan desensillar una cantidad enorme de dinero, lo provoca que mucha gente que lo padece no pueda costear ni la mitad de las costosas intervenciones.

Liz Sheppard tiene 36 años, es madre de tres hijas y vive en Mansfield Inglaterra. Hace más de 2 años, Sheppard fue diagnosticada de un tipo de cáncer de células muy raro y agresivo, por lo que de forma inmediata y con la angustia que le provocó la idea de dejar solas a sus hijas que tenían 3, 8 y 14 años en ese entonces, comenzó un severo tratamiento de quimioterapia.

Facebook

Por cerca de un año y medio, Liz se sometió a un agresivo tratamiento el cual no dio resultado y se le manifestó que no lograría vivir más allá de un año. Tras haber gastado una fortuna y sintiéndose completamente desalentada, Liz comenzó a buscar nuevas opciones que pudieran entregarle más tiempo junto a sus hijas.

En el momento en que se encontraba investigando nuevas opciones, Liz comenzó a perder todas las fuerzas con las que había quedado luego de la quimioterapia. Cada día perdía más y más peso y sus energías empezaron a decaer de forma abrupta.

Fue allí cuando descubrió un tratamiento que nunca había sido probado en este tipo de enfermedades, por lo que decidió experimentar en su propio cuerpo en un centro especializado en el cuidado de la oncología, llamado Líderes en el Cuidado de la Oncología (LOC). 

“El tratamiento nunca ha sido probado para determinar el tipo de cáncer, por lo que en esencia he pagado a experimentar en mí mismo.

Sin pensarlo dos veces, Liz comenzó un tratamiento  de INMUNOTERAPIA que comenzó a agotar todas las reservas monetarias que le quedaban.

La inmunoterapia utiliza el propio sistema inmológico del cuerpo para combatir las células cancerígenas, lo que hace que en lugar de que el tratamiento apunte a las células dañadas, la inmunoterapia reaviva el sistema inmunológico para que pueda detener el cáncer en el camino.

Día tras día comenzó a notar pequeños cambios en su cuerpo y energía. Un día como cualquier otro y notó que uno de los tumores que tenía anteriormente en su cuello, ya no estaba.

Facebook

“Tenía un tumor enorme en mi cuello que era como una pelota de golf que sobresale, pero me levanté una mañana y el tumor había desaparecido. He tenido una respuesta fantástica, pero el dinero se está agotando, y es una situación de vida o muerte”.

Facebook

Esto significaba un brillante descubrimiento que podría generar nuevos caminos para quienes padecen de esta terrible enfermedad. El equipo médico que hoy la atiende asegura que esto marcará un antes y un después en la forma en que los pacientes son tratados. 

Debido a los altos costos del tratamiento llamado nivolumab (6 mil dólares semanales), Liz comenzó a recaudar dinero a través de un sitio web, en donde personas pueden conocer su historia y a donar a través de esta para que Liz continúe con los tratamientos.

Just Giving

Hasta el momento, el proyecto ya tiene más de 9 mil dólares lo que va directamente a la inmunoterapia. 

Facebook

“Sé que mi historia resonará con muchas familias en todo el mundo, sin embargo si puedo salvar a alguien de este dolor y angustia que mi familia y yo estamos experimentando entonces mi historia no sería en vano”.

Sisters from another mister ❤️󾬘. Love you all. X

Posted by Liz Damien Sheppard Hardy on Sunday, September 18, 2016