Por Ignacio Rojas
7 julio, 2014

Cuando se tiene una enfermedad como el Parkinson, toda la vida se hace más difícil. Basta con comer, por ejemplo: Un temblor en las manos hace casi imposible conseguir llevar comida del plato a la boca sin derramar – a menudo en si mismo. La experiencia diaria de comer se vuelve frustrante y embarazosa. Mira este video y lo que nos muestra:

httpv://youtu.be/fi5QXDfTog0

Original

Puede interesarte