Por Valentinne Rudolphy
20 noviembre, 2015

Seas manzana, pera o banana, hay riesgos que puedes prevenir o detectar según tu figura.

¿No te ha llamado la atención que cataloguemos nuestros cuerpos con formas de fruta? Puede sonar gracioso, pero a veces hablamos de tener “forma de pera”, y no sabías porqué era. Además de ayudar a la hora de encontrar ciertas prendas y consejos de vestir, pero en verdad es para saber más sobre tu salud.

No lo hacemos sólo para saber qué ejercicio es mejor para ti, o cuál bikini te sentará más. Se asocia realmente a cómo almacenamos la grasa en nuestro cuerpo. Es una razón médica, ya que de esta manera puedes detectar y prevenir ciertos riesgos. Acá te contamos cuáles son según tu forma:

1. Forma de manzana

Esto es cuando la grasa se acumula en la parte superior de tu cuerpo (o hasta la cintura).

Es asociado a actitudes compulsivas al comer, según los estudios. En general, sucede con aquellos más adictos a la comida chatarra. Finalmente puede ser un círculo vicioso, pues la cantidad de azúcar que esta tiene te da más antojos. Para ello, los expertos recomiendan llevar un diario de alimentación (suena aburrido, ¡pero es muy efectivo!). Cuida tu mala alimentación, pues podría causarse por un factor biológico.

 


2. Forma de pera

Para quienes acumulan la grasa en muslos, caderas y trasero.

Los problemas que se asocian a este tipo de cuerpo pueden tratarse de problemas metabólicos. Hay quienes dicen que es una grasa “buena”, pero aumenta los niveles de algunas proteínas especiales, las que conllevarían a elevar tus posibilidades de ser resistente a la insulina.

La manera de lidiar con esto es controlar el azúcar que consumes, y hacer ejercicios localizados, además de caminar regularmente.


3. Forma de banana

Estos son quienes tienen su grasa repartida de manera pareja en el cuerpo. Es el “mejor” tipo.

Un estudio del presente 2015, indicaría que está relacionado con alertas de diabetes o cáncer, dependiendo de la alimentación que se tenga. Esto independiente de si no ganaste mucho peso. Pero por lo general, se trata de una persona con una alimentación balanceada y saludable. Mantén esos hábitos y estarás fuera de peligro.

 

Puede interesarte