Por Ghalia Naim
6 abril, 2017

No debió tomárselo tan en serio…

De los siete pecados capitales, la gula nunca ha parecido ser tan mala, pero todo tiene una razón de ser:  un hombre de Estados Unidos falleció mientras intentaba con todo su esfuerzo comerse una dona gigante durante uno de esos populares concursos de comida. El desafío requería consumirla en 80 segundos y el pobre hombre se aventuró sin prever que sería su última vez…

La dona gigante pesaba más de 200 gramos, con un diámetro de 18 centímetros; el equivalente a seis regulares.

Así luce la famosa “arma asesina” (sólo miren su tamaño).

ibetyouwont

El hombre murió asfixiado entre tanto glaseado y azúcar…

Travis Malouff, de 42 años, participó en el concurso “Tex-Ass Challenge” organizado por la cadena de dulces Voodoo Doughnut, en el que se insta a comer una dona gigante en un minuto y 10 segundos para adquirir otros productos gratis. Los testigos de la tragedia le comentaron al medio KUSA que este competidor se apresuró demasiado y en un abrir y cerrar de ojos se atoró. Dos personas trataron de auxiliarlo pero su tráquea estaba hinchada.

Travis Malouff/Facebook

La Oficina Forense de Denver informó que murió asfixiado por obstrucción de la vía respiratoria al ingerir rápidamente el alimento.

Por su parte, la empresa de roscas se mostró muy cooperadora con la investigación, y  difundió una declaración con su sentido pésame a la familia del pobre hombre.

Ahora sabemos por qué la gula es mala, ¿ven?

Por favor, no intenten este concurso en casa…

¿Qué opinas de esto? ¿Participarías en un torneo como este?

Te puede interesar