Por Camila Cáceres
5 septiembre, 2017

Tenía 32 semanas de embarazo cuando empezó a costarle respirar.

Kelly Forrest de 36 años tenía 32 semanas de embarazo cuando comenzó a sentir extraños síntomas. Nauseas mañaneras peores que en su primer trimestre, sudoración repentina por ninguna razón y mareos que iban y venían. Ya tenía tres hijos, pero esta vez esperaba gemelos y no fue la única razón que le apuró a llamar una ambulancia.

Su padre murió a los 22 de años de una miocardiopatía hereditaria, un deterioro de la función del miocardio (el tejido muscular del corazón). Esta condición tiene a sus dolientes en eterno riesgo de paro cardiaco.

Kelly había comentado este hecho con sus médicos y sus matronas, pero por alguna inexplicable razón nadie lo pasó al registro electrónico.

El doctor que la recibió prescribió hierro para lo que supuso era un cuadro anémico.

Kelly murió un día después de ser dada de alta.

Facebook / Kelly Forrest

Su familia llamó a emergencias y sus gemelos pudieron nacer por cesárea de emergencia, a pesar de que el corazón de su madre había dejado de latir. La madre de Kelly, Anne Campbell, culpa al equipo de médico por la perdida de su hija.

“Estoy segura de que Kelly habría sido monitoreada más de cerca si se hubiera sabido. Incluso admitieron que debería haber sido un ‘asunto de prioridad’ durante su embarazo.

Ahora me preocupan los errores básico como este que se están cometiendo en la maternidad. ¿Qué más deberían saber los doctores y las matronas al tratar pacientes? Este tipo de errores es completamente imperdonable”.

Representantes del hospital Hull Royal han declarado que la muerte de Kelly Forrest no se debió a ninguna negligencia y se siguieron los protocolos correspondientes. 

Facebook / Kelly Forrest

Alice Campbell recibió la custodia de sus nietos.

“Lo único positivo sobre esta horrible situación es que tenemos dos hermosos niños más en nuestra familia. Kelly fue una hija fantástica y una excelente madre.

Les diremos a los niños que su mamá es un ángel y está en el cielo. Seguro estará cuidándolos. Le hubiera encantado pasar cada minuto con ellos”.

Nuestros pensamientos están con esta familia.

Te puede interesar