Por Francisco Armanet
3 octubre, 2017

Los doctores no podían creerlo.

La noticia causó impacto dentro de la comunidad científica en Inglaterra luego de que un paciente de 50 años llegara de urgencia la hospital. El hombre acusaba fuertes dolores pulmonares y presentaba una tos aguda que, luego de hacer una simple evaluación, los doctores temieron fuera cáncer al pulmón. La familia entró en un miedo razonable y apareció la necesidad evidente de realizar exámenes exhaustivos para determinar con exactitud qué era lo que ocurría.

Según la revisa de medicina British Medical Journal, la situación dio un giro en 180 grados cuando los especialistas revisaron los resultados de las pruebas y se dieron cuenta de que la razón del malestar del paciente respondía a algo muy distinto que a un tumor.

British Medical Journal

En realidad, lo que había en sus pulmones era un pequeño juguete de plástico. Estaba intacto e incluso podía leerse “Playmobil” que correspondía a la marca del producto.

Luego se hicieron más investigaciones y los médicos concluyeron que toda esta extraña historia comenzó en 1974, cuando el paciente tenía 10 años y se tragó, sin darse cuenta, un pequeño cono de tránsito del juego de automóviles. Según BioBioChile, las radiografías mostraron una sombra en la zona inferior del pulmón lo que hizo creer que el problema estaba siendo generado por un tumor que debía ser extraído lo antes posible, sin embargo, fue cuando ya estaban operando al paciente que notaron de que el problema era el juguete en cuestión.

British Medical Journal

Afortunadamente, la pieza no perjudicó el funcionamiento correcto del pulmón, ya que el órgano supo desarrollarse apropiadamente y adaptarse a la presencia del juguete. Luego de la cirugía los síntomas desaparecieron y el paciente quedó bajo supervisión médica y siguiendo un tratamiento para sanar la irritación que quedó en el pulmón.

 

 

Puede interesarte